in

La epidural no causa autismo

Foto: Megamedia

No hay relación entre la anestesia y ese trastorno

La aplicación de la anestesia epidural durante el parto no está asociada a un mayor riesgo de autismo en el niño, según una investigación canadiense que rebate otra publicada recientemente y que fue puesta en tela de juicio por los expertos.

El nuevo estudio, firmado por las universidades de Manitoba (Canadá) y Stanford (EE.UU) y publicado por JAMA Pediatrics, incluye nuevas variables en la investigación sobre la epidural, que es el medio “más eficaz” para proporcionar alivio del dolor a las mujeres en el parto y las complicaciones graves “son poco frecuentes”, dicen los autores.

“No encontramos pruebas de ninguna relación genuina entre someterse a una epidural y exponer al bebé a un mayor riesgo de trastorno del espectro autista”, dijo uno de los autores, Alexander Butwick, de la Universidad de Stanford, en un comunicado citado por EFE.

En octubre pasado, un estudio sobre los partos en California (EE.UU) publicado en la misma revista afirmaba que la epidural se asociaba a un 37 % más de riesgo de ser diagnosticado de autismo.

Aquel estudio “fue ampliamente criticado” por el mundo científico al no tener en cuenta muchos factores de riesgo socioeconómicos, genéticos y médicos para el autismo, aparte de la epidural, que podrían ser más comunes entre las mujeres que eligen este tipo de anestesia, dijo el comunicado.

El equipo del nuevo estudio realizó diferentes análisis y encontró “repetidamente una falta de asociación” entre ambos factores. “Eso nos hace estar muy seguros de la solidez de nuestros resultados”, dijo la directora de la investigación Elizabeth Wall-Wieler, de la Universidad de Manitoba.

La nueva investigación examinó el uso de la epidural durante el parto y los diagnósticos posteriores de autismo en la ciudad de Manitoba e incluyó a 123,175 niños nacidos entre 2005 y 2016, que fueron seguidos hasta 2019.

De los niños expuestos a la epidural durante el parto, al 2.1% se le diagnosticó posteriormente un trastorno del espectro autista, en comparación con el 1.7 % de los niños que no nacieron con esta anestesia.

Además de estos datos en bruto, los investigadores controlaron los factores que se cree que pueden influir en el riesgo de autismo, entre ellos de tipo genético o socio-económico, y estudiaron parejas de hermanos en las que la madre recibió la epidural solo en uno de los partos.

Una vez que se ajustaron todos los factores “no hubo diferencias estadísticamente significativas en el riesgo de autismo entre los niños cuyas madres recibieron la epidural durante el parto y los que no la recibieron” y la contabilización de los factores genéticos y familiares redujo aún más la diferencia entre los grupos.

Golpes por el alcohol

Ofrecen costoso granizado