in

La generación 74 del CUM, de fiesta

En la reunión de exalumnos del Centro Universitario Montejo generación 1974 “Osiel Gómez López”

Cumple 45 años de egreso de las aulas maristas

Buenos muchachos, hombres de bien, seres humanos que dan testimonio de vida cristiana en el día a día, en su actividad profesional, en sus familias con la gente que conviven, así ven los maestros de la generación “Osiel Gómez López” egresada hace 45 años a sus exalumnos, quienes ayer celebraron su tradicional reunión anual.

El maestro en Educación Física Gonzalo Pantoja Fuentes y los hermanos maristas Auxibio Franco Villares y Pablo Hernández García fueron, como cada año, invitados especiales de sus exalumnos en este tradicional acontecimiento, la reunión de la única generación que cursó desde nivel párvulos hasta el bachillerato en el Centro Universitario Montejo (CUM).

El maestro Pantoja Fuentes, de 95 años de edad, dijo sentirse contento y afortunado de contar con el cariño y la atención de los exalumnos maristas.

Explicó que todo maestro guarda en su corazón la satisfacción de haber contribuido a la formación de buenas personas.

“Como persona y maestro, me siento feliz y me emociona poder ser parte de estas reuniones donde me expresan cariño y amistad. Eso es algo que me hace sentir muy bien, me da esa alegría y esa energía para anhelar con mucha fuerza un día más de vida para compartir”, dijo.

Los hermanos maristas Auxibio Franco Villares, de 93 años de edad, originario de España, y Pablo Hernández García, de 92 años, originario de Jalisco, coincidieron con el sentir del maestro Pantoja Fuentes.

Orgullo

Destacaron que es un orgullo haber contribuido a la formación de ciudadanos que son modelo de responsabilidad y buen cristiano.

“A algunos fue más difícil educar que a otros, porque los muchachos son siempre distintos entre sí, pero en el fondo todos con el paso de los años valoran todo aquello que les inculcamos, y para nosotros es motivo de enorme alegría verlos tan unidos, fraternos y atentos de invitarnos a su reunión anual”, manifestó el hermano marista Hernández García.

“Todas las generaciones han sido admirables y a todas las recordamos con cariño”, apuntó el hermano marista Franco Villares.

El anfitrión, César Briceño Navarrete, explicó que la reunión anual de la generación 1974 del CUM es un acontecimiento gratamente esperado por los exalumnos que les brinda la oportunidad de compartir, recordar y soñar, pero lo más importante es que aún tiene el privilegio de contar con la presencia de algunos de sus maestros más entrañables.

“Lo más valioso de esta reunión es que aún tenemos ese regalo de contar con la presencia de nuestro maestros a los cuales queremos y recordamos con especial aprecio”, manifestó.— Emanuel Rincón Becerra

Asitencia

Fueron alrededor de 70 los exalumnos que se dieron cita este año a la reunión.

Reunión

La tertulia se llevó al cabo en casa de César Briceño Navarrete, en un ambiente de amistad y camaradería, de buenos recuerdos y alegres comentarios, degustando de algunas bebidas frías y una variada selección de tacos y con música en vivo que incluyó la acutación del trovador José Dzib Gamboa.

“Palomazo” de los secretarios de Turismo Torruco y Fridman

Sudan y lo dan todo