in

La historia de los procesos de Salem

Foto: Megamedia

Franck Fernández Estrada(*)

Todos hemos escuchado la expresión “cacería de brujas”. Casi siempre relacionadas con persecuciones de personas por motivos religiosos, aunque principalmente por desacuerdos políticos.

Hay dos grandes cacerías de brujas que me vienen a la mente. Una fue durante la época llamada del Macartismo cuando el senador Arthur McCarthy, a comienzos de los años 1950, generó una verdadera histeria contra toda persona que tuviera ideas incluso moderadamente de izquierda ante el temor que se tenía en los Estados Unidos por la expansión del comunismo a nivel mundial.

Otra que me viene a la mente es la persecución a los homosexuales en Cuba en los años 1960 y 1970, condenándolos por cualquier motivo que fuera o llevándolos a los campos de concentración de trabajos forzados UMAPs.

Pero ni remotamente éstas son las únicas cacerías de brujas o represiones contra un grupo de personas que, de alguna forma, no respondan a la media social o a los intereses del régimen en turno. Pero también tiene una connotación directa, es decir, literalmente cacería de brujas.

Evidentemente, como en los últimos siglos ha prevalecido un gran machismo en casi todas las sociedades del planeta, el eslabón débil culpable de cualquier cosa que ande mal es la mujer, responsable de todos los males de la humanidad desde la época de Eva.

Esto no quiere decir que solamente a las mujeres se les acusara de brujas. También a hombres, pero en menor medida. Sin lugar a duda, la cacería de brujas más importante que conoció el Nuevo Continente se dio en el actual estado de Massachusetts, en las cercanías de la ciudad de Boston que, ya para aquellas épocas, era una importante ciudad.

De Inglaterra habían llegado los colonos anglicanos a colonizar las nuevas tierras que, no debemos olvidar, ya tenían dueños: los amerindios autóctonos. Contra los verdaderos propietarios de la tierra lucharon los recién llegados para poderse instalar y crear sus ciudades.

Los eventos que les quiero narrar se produjeron entre los años 1692 y 1693. La historia los recoge con el nombre de Los procesos de Salem. Pero debemos tener claro algo sobre el nombre Salem. Había dos Salem. Salem Puerto y Salem Village que hoy día lleva el nombre de Danvers. Los poblados no estaban muy cerca si lo contamos en millas, que es como se cuenta allá. Sin embargo, los de Salem Village dependían del pastor de Salem Puerto.

En estos momentos, los colonos pasan por un muy mal momento. La Inglaterra lejana estaba enfrascada en guerras y no podía apoyarlos de ninguna forma ante la situación que estaban viviendo allá en Massachusetts.

Los incesantes ataques de los amerindios, deseosos de recuperar sus tierras, y también de los militares franceses que se habían acantonado en lo que hoy en día es Quebec en Canadá hacían que se vivieran momentos de angustia.

Traductor, intérprete y filólogo. altus@sureste.com

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

djokovic deportado australia

Padre de Djokovic dice que el caso está 'cerrado'

Apreciaciones de la actuación del ex jefe policiaco de Progreso