in

La liturgia de las piedras

La exposición de Alberto Bañuelos, llena de “grietas”

La exposición “La liturgia de las piedras” de Alberto Bañuelos invita a desentrañar cada pieza. Las más de 80 esculturas significan en cada detalle y encuentran sentido en la deconstrucción de Jacques Derrida. Si bien el término deconstrucción está ligado a la estrategia discursiva, la pasión por la lectura llevó al artista a la inmersión en cada grieta, descubriendo en la piedra no solo una lectura única si no múltiples posibilidades.

Con una trayectoria de más de 35 años, el artista español visita la capital de nuestro estado invitado por el Museo Fernando García Ponce Macay. La presencia de Bañuelos en el Pasaje Revolución es un diálogo con las estructuras de dos emblemáticos edificios de nuestra ciudad: la Catedral y el Ateneo Peninsular; ya en 2012 el escultor se convirtió en el primer extranjero en exponer en el Museo Nacional de Antropología y presentar parte de esta exposición en diálogo con piezas de las culturas de Mesoamérica y Olmeca.

Las piezas seleccionadas para el Pasaje Revolución buscan precisamente convertirse en parte del entorno y el paso cotidiano de los habitantes de Mérida, que desde hace 17 años transitan por este foro escultórico.

Como explica el propio Alberto Bañuelos en su búsqueda por los lenguajes escultóricos: “Trato de expresar una renovada forma de ver el mundo; de volcar una fresca y nueva mirada, de rehacer una vez más la vida, de desmantelarla para buscar otras formas de expresión, con el fin de que siendo siempre la misma… surja nueva”.

Las esculturas presentan las diversas formas del material, descompone y ordena su estructura y así muestra que cada parte ofrece diferentes significaciones. El artista disecciona la piedra ofreciendo luz para observar los detalles mínimos, cada centímetro del interior y exterior.

Esta mirada permite que el espectador no solo reconozca la solidez y lo estático de la piedra en sí misma, si no también permita observar el movimiento, la precisión, las texturas y el tipo de piedra.

El movimiento que se representa en las piezas de Alberto Bañuelos no se ciñe solo al acomodo de las partes que intentan ajustarse a su estructura inicial, como si fuera un mecanismo, también a la transformación. El cambio que se hace presente en algunas esculturas va desde las hendiduras y el defecto del origen hasta el corte liso.

La precisión en la división de las partes, cada corte que separa la materia, hace casi imposible volver a unirlas. Las texturas también forman parte del lenguaje, remiten al paso del tiempo que se va erigiendo desde los minerales hasta el inicio de una historia.

Repensar la materia es uno de los efectos que provoca la exposición “La liturgia de las piedras”, ya que permite encontrar en cada escultura una parte de nuestra identidad. Sin duda, las piezas de la exposición dejan a un lado su naturaleza desconocida y distante para ofrecer a cada persona un espacio en donde verter su memoria.

Observar la obra del artista español es contemplar una diversidad de historias, de caminos en cada curva que se recorren desde distintos ángulos. Perspectivas únicas que, con paso lento o rápido, invitan a quien mira a sumar palabras al lenguaje de Alberto Bañuelos.

El artista español cuenta con más de cincuenta exposiciones en países como Italia, Israel, China y México. De igual manera, participó en la exposición Universal España EXPO-92 y en la Universidad de Lisboa. Ha sido invitado a las Ferias de Arte como Arco, Art Miami y Art Ginebra, entre otras. En Mérida, la presente exposición se verá hasta agosto.— Gabriela Trinidad Baños para El Macay en la Cultura

 

“Trato de expresar una renovada forma de ver el mundo; de volcar una fresca y nueva mirada, de rehacer una vez más la vida, de desmantelarla para buscar otras formas de expresión, con el fin de que siendo siempre la misma… surja nueva”: Alberto Bañuelos

Tiburón ballena es captado el playón de Chuburná

Escuelitas Bíblicas de Vacaciones terminan un ciclo