in

Día de las madres: ¿Cómo la maternidad cambió mi vida?

Tres mujeres yucatecas comparten su experiencia

La maternidad se vive, siente y “sufre” de diversos modos. Puede que el llanto, el miedo o la felicidad aparecieran desde aquel momento en que esa prueba casera marcara positivo, pero el embarazo no siempre te hace consciente de lo que vivirás después…

Algunas viven el embarazo sin que nada las inmute, mientras otras sufren cada una de sus etapas. Pero, si en algo coinciden quienes se han convertido en madre es que todo tu mundo cambia desde el momento en que recibes en brazos a ese pequeño ser que cuidaste dentro de ti tanto tiempo.

En entrevista con Diario de Yucatán, tres mujeres jóvenes comparten su perspectiva desde aquel momento en que, concuerdan, sus prioridades cambiaron ante su familia, el trabajo, la escuela y los demás.

Beatriz López Rodríguez recuerda que su hija llegó al mundo cuando ella aún cursaba su licenciatura en Literatura Latinoamericana, es por eso que “mis prioridades cambiaron. Ya no quería conseguir trabajo rápido, solo quería acomodarme a las necesidades y tiempos de mi bebé”.

Reconoce que lo más difícil en esta etapa no fueron las malas noches o los primeros días de su bebé, sino escuchar las críticas de las personas a su alrededor, desde su familia hasta gente extraña que le daba consejos al verla con un bebé en brazos a sus 20 años. “Pero uno va aprendiendo de quién toma las cosas”.

Un cambio de “corazón”

Para Melissa Euan Escalante convertirse en madre le hizo tomar conciencia de la responsabilidad que tiene al convertirse en modelo a seguir para un pequeño. “Cambió mi manera de ver la vida (…) Mis actos influyen en él, el hecho de ser una buena persona, una buena mamá… Mis rutinas también son diferentes”.

Melissa, como muchas otras madres, trabaja en una oficina poco más de ocho horas y además se da tiempo de ser emprendedora, a fin de brindarle comodidades a su familia. Ante esto, confiesa que el mayor reto que ha enfrentado desde que se convirtió en madre hace un año, ha sido adaptar sus tiempos.

“Creo que aún no lo logro del todo, y siento que no me alcanza el día. Las horas para ser mamá, esposa, ama de casa y emprendedora”. No obstante, reconoce ser consciente de que “cada esfuerzo como mamá, en un futuro traerá frutos”.

De frente y “sin miedo”

Por su parte, Nidia Cura Ruz considera que cada etapa del embarazo fue una prueba “de amor” hacia sus hijos, pues tuvo que aprender a superar sus propios miedos.

“Le tenía mucho miedo a las agujas, las inyecciones… y los doctores. Con mis dos hijos tuve que superar esos miedos, incluso a la anestesia. También aprendí a confiar en que todo saldría bien al momento del parto”.

Hoy en día considera que su mayor satisfacción es ver crecer a sus hijos, pues “verlos aprender y cómo te demuestran su inteligencia, de verdad me llena de alegría”.

“Sigue tu instinto”

Y aunque es verdad que “nadie te enseña a ser madre”, tanto para Beatriz, Melissa y Nidia el mejor consejo que le podrían dar a quien está por convertirse en ser mamá es que siempre siga su instinto.

“Al principio todos nos atiborran de consejos, pero siempre es bueno poner un alto y pensar qué es lo mejor para nuestro bebé. Un hijo sólo necesita amor, tiempo y estabilidad”, considera Beatriz.

Aunque Melissa confiesa que le hubiera gustado saber más sobre los cuidados que requiere un recién nacido, hoy sabe que lo más importante “es disfrutar del tiempo con tu bebé y no ‘traumarse’ por lo que la gente o la propia familia dirá. Al final eres madre y siempre harás lo mejor para tu bebé”.

En tanto, Nidia coincide en que “esa voz interior siempre, siempre, tendrá la razón. Así que evita hacer caso a los comentarios de otras personas sobre tus hijos, porque al final tú siempre sabrás que es lo mejor para él”.- (Por Cecilia Noemí Domínguez Montañez)

Definida lista preliminar del “Tri” para Torneo de Toulon

Tomate bajaría de precio en México