in ,

La noche se ilumina

Personas posan bajo “Cosmo Ball”

Anoche fue una velada de luces, de luces multicolores rayando el cielo, de luces resaltando hongos, luces pintando paraguas, de luces que se mueven, de luces que transformaron plazas, jardines y museos, de luces que hicieron que cientos de personas salieran a la calle.

Esas luces, que seguirán brillando hasta el domingo 7, forman parte del Festival Internacional de las Luces (Filux), evento que por segunda ocasión llega a la ciudad. La primera fue justamente hace un año en el arranque de Mérida Capital Americana de la Cultura, y en esta ocasión marcó el inicio del Mérida Fest 2018.

La inauguración, al igual que la vez pasada, estuvo a cargo del alcalde Mauricio Vila Dosal, David Di Bona, director general del Filux, y funcionarios municipales y del gobierno del Estado. También estuvo el diputado Elías Lixa Abimerhi, las directoras del Macay y La Cúpula y representantes de cámaras empresariales.

Solo que, contrario a la vez pasada, en esta ocasión no hubo discursos; el alcalde nada más se limitó a cortar el listón, quizá para no impacientar más a las decenas de personas que mucho antes de las 7 p.m. ya estaban concentradas alrededor de la plaza que ya de por sí lucía su iluminación navideña. Algunos turistas, de hecho, pensaron que las luces que decoraban los árboles y hasta el techo del pasaje Revolución, formaban parte del Filux.

Allí en la plaza, el artista duranguense Miguel Bolívar instaló “Unum”, una serie de hongos gigantes pintados de colores. “Unum”, que no prendió de manera inmediata, fue la primera de las 22 estaciones que conformaron el Filux.

Una vez inaugurado el Filux —y en consecuencia también el Mérida Fest— fuegos artificiales iluminaron el cielo, y mientras los fuegos reventaban, el alcalde dio inicio al recorrido, comenzando en el Centro Cultural Olimpo, donde se montaron dos obras: “Flying School” de la canadiense Diana Landry y “Cosmo Ball” del finlandés Veikko Lappalainen.

“Flying Shool”, en la sala 3, llamó la atención de los presentes no tanto por las luces sino por un mecanismo que hacía que se abrieran unos paraguas y por lo mismo se accionaran unos acordeones generando música.

En el Museo “Fernando García Ponce” Macay, el público pudo admirar “El árbol”, obra del yucateco Josué Abraham. La pieza fue de las que más atrajo vistas, pues una larga fila se formó en la entrada del recinto.

En el patio central de la Uady, “Reflejo solar” apenas logró cautivar pues únicamente se trató de una proyección en una pantalla circular instalada arriba del pozo.

En Santa Lucía se dio cita un buen número de personas que aprovechó tomar fotos en el “El otro sol” y de allí muchas seguían a la calle 60 con 53 para disfrutar de “Rimiyoho”, una proyección de un astronauta en la pared.

El recorrido también llegó a Fundación de Artistas para disfrutar “Arco”, en la calle 60 entre 49 y 51 para “Funny Walk” y “Luces de Mérida”, el estacionamiento Alma Calma con “Light Attraction” y “Sobre la naturaleza de las casas”.

En el remate del Paseo de Montejo estaba “Global Rainbow”, en el parque de Santa Ana “Sweep”, en la fachada de la iglesia “Luz de invierno” y en el callejón de Santa Ana “Flowers of Life”, Paseo de Montejo con 45, “Montículos”, en el museo Palacio Cantón, “Xopichillil”, en el centro cultural La Cúpula “Las revolciones elementales” y la casa El Miranet “Al interior del Minaret” y “Códigos”.

Las estaciones se pueden visitar de 7 a 12 de la noche. La entrada es libre. Más informes en www.filux.info y en www.merida.gob.mx /festival.— Iván Canul Ek

 

Yucateco en cárcel de EE.UU.

HBO Confirma regreso de “Game of Thrones”