in

La pandemia que vivimos

Yeusví Flores

Salud y vida

Yeusví Maley Flores Cazola (*)

Si bien cada ser humano se caracteriza por ser único e irrepetible gracias a la estructura de su material genético, los rasgos y características físicas propias de las personas nos engloban en una misma raza. Una raza que hoy vive una realidad cruda y dicotómica.

Hoy en día somos testigos de noticias internacionales en donde la incertidumbre y el miedo ante una pandemia, se extienden ágilmente entre las calles vacías de naciones enteras.

El ser humano se topa de frente con un agente minúsculo de poca letalidad (1.5% para América de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud) cuyo poder de propagación logró rebasar el ritmo acelerado de las grandes ciudades, haciendo del mismo su arma más mortal, y paradójicamente, nos invita a rescatar lo verdaderamente importante de la vida.

El Covid-19 nos ha impuesto una cuarentena para convivir con aquellos a los que solo disfrutamos por pequeños instantes durante el día, nos ha motivado a llamar a nuestros amigos lejanos que hoy necesitan palabras de aliento, nos brinda la oportunidad de hacer las compras por los adultos mayores, de no perdernos cada instante del crecimiento de nuestros niños, de disfrutar el hogar que con tanto esfuerzo hemos construido y de tomar energía de esas risas infantiles maravillosas que hoy escucho mientras hago esta reflexión.

Atestiguamos día a día la mejoría en la calidad del aire gracias a imágenes maravillosas, pero también. tristemente. escuchamos de compras irresponsables, de hurtos, de reuniones y eventos masivos, de médicos y dirigentes llorando, de sistemas de salud colapsando y de muertes que superan las capacidades de las funerarias.

¿Que nos diferencia de los españoles, de los americanos o de los italianos? Nada, somos iguales, la única ventaja que hoy tenemos es que hemos podido ver la historia a través de sus ojos, que podemos entender que esta pandemia requiere de una unión social para combatirla, que es el mismo virus el que nos manifiesta su lado más vulnerable, el que nos invita a hacer un alto total en nuestras ajetreadas vidas para cortar su propagación y el que hoy por hoy, de manera paradójica, nos invita a disfrutar de lo que más amamos o a entregárselo con todas sus consecuencias. Por favor #quedateencasa.

Facebook, YouTube, Instagram y Twitter @DraYeusviFlores drayeusviflores@gmail.com. Página web www.drayeus.com

Síguenos en Google Noticias

Derrumbe de una pared cobra una vida en Tizimín

Mil goles: ¿verdad o mito?