in

La proximidad al Sol ejerce fuerza en los cometas

Foto: Megamedia

El peligro es cuando se rompen

Los cometas de periodo prolongado, de los cuales hablamos en la nota de nuestra portada, pueden tardar hasta 200 años en orbitar alrededor del Sol, por lo se les ha denominado como “rumiantes solares”.

“Cuando hablamos de estos rumiantes solares —indica Amir Siraj, experta de la Universidad de Harvard—, lo importante no es tanto que se derritan, que afecta relativamente poco a la masa total, sino el hecho de que, al estar tan cerca del Sol, la parte más próxima del cometa es sometida a una mayor fuerza de atracción gravitacional que la que está más alejada, lo que genera una fuerza de marea”.

Este evento, destaca, provoca que el gran cometa se rompa en fragmentos más pequeños y, al salir de la órbita, “existe una probabilidad estadística de que éstos impacten con la Tierra”.

Los cálculos de Avi Loeb y Siraj sugieren que la probabilidad de que cometas de periodo prolongado impacten en nuestro planeta es de “un factor de en torno a 10”, al tiempo que indican que hasta el 20% de éstos se convierten en rumiantes solares, en línea con los estudios de otros astrónomos.

Asimismo, afirman que el “nuevo ratio de impacto” es consistente con la edad del cráter de Chicxulub, lo que ofrece una explicación satisfactoria sobre su origen y la de otros cometas de impacto similares. “Lo que exponemos es que, si rompes un objeto cuando está cerca del Sol, esto puede dar lugar a una serie de eventos apropiados y también el tipo de impacto que acabó con los dinosaurios”, subraya Loeb.

Equipo a la Supercopa de México