in

La reactivación es a paso lento

Después de casi tres meses cerrada por la contingencia

Lugares turísticos son cautelosos al tomar decisiones

El reinicio de la actividad turística después de la peor etapa del coronavirus se da de manera lenta y con su debida precaución.

Por ejemplo, ayer la Torre Eiffel volvió a recibir turistas después de haber permanecido más de tres meses. El monumento parisino se había despedido del público el pasado 13 de marzo por un periodo indefinido. Ayer, y al ritmo de una pequeña batucada, regresó a la actividad aunque todavía de manera parcial.

De momento, hasta el 30 de junio, solo se podrá acceder hasta la segunda planta y por las escaleras, con un recorrido de subida y bajada controlado para evitar el cruce entre la gente.

El uso de mascarilla es obligatorio a partir de los 11 años y hay un número de visitantes limitado tanto en su explanada como en sus plantas, donde se han colocado además señales en el suelo para invitar a respetar la distancia de seguridad.

Los ascensores que llevan hasta la segunda planta volverán a estar disponibles el 1 de julio y, en función de la situación sanitaria, se permitirá también el acceso hasta el último piso a lo largo del verano, según precisó su página web.

Este ha sido su cierre más largo desde la Segunda Guerra Mundial y su reapertura se suma a la de otros puntos turísticos destacados de la capital francesa, como el Museo de Orsay, que reabrió sus puertas el martes, mientras que el del Louvre lo hará el próximo 6 de julio.

En este tiempo, el monumento ha aprovechado su simbolismo para unirse a las muestras de solidaridad hacia el personal sanitario y las víctimas del virus con la instalación por ejemplo de un cartel luminoso que un par de horas por la noche enviaba mensajes de apoyo a los afectados.

Por otro lado, Disney postergará la reapertura de sus parques temáticos en el sur de California hasta que reciba directrices del estado.

Disney esperaba reabrir Disneylandia y Disney California Adventure en Anaheim el 17 de julio luego de cuatro meses de cierre debido a la pandemia. Pero el estado anunció que no emitirá lineamientos hasta después del 4 de julio.

“Dado el tiempo que requiere traer miles de miembros del elenco de vuelta a trabajar y reabrir nuestro negocio, no tenemos más opción que retrasar la reapertura de nuestros parques temáticos y hoteles de turismo hasta que recibamos la aprobación de las autoridades gubernamentales”, dijo Disney en un comunicado.

La compañía no proporcionó una nueva fecha de reapertura. Los parques cerraron el 14 de marzo y para reabrir necesitan la aprobación del gobierno estatal.

El gobernador Gavin Newsom “aprecia la capacidad de respuesta de Disney sus inquietudes sobre reabrir en medio del reciente incremento de infecciones de COVID-19 alrededor de muchos condados del sur de California”, dijo el vocero de Newsom, Nathan Click. “El gobernador, el estado y expertos en salud pública siguen en contacto con la compañía y sus trabajadores — así como otros parques temáticos en el estado — mientras monitoreamos y combatimos la propagación del virus”.

Disney también dijo que continúa negociando acuerdos con sindicatos de trabajadores, algunos de los cuales han planteado preocupaciones de seguridad en torno a las reaperturas. Disney dijo que ha firmado acuerdos de 20 filiales sindicales que representan a más de 11.000 empleados, detallando mejores protocolos de seguridad.

Disney también postergará la reapertura de sus hoteles Grand Californian y Paradise Pier planificada para el 23 de julio.

El área de restaurantes y tiendas conocido como el Downtown Disney District reabrirá el 9 de julio como se anunció previamente, “con protocolos de salud y seguridad en orden para nuestros miembros del elenco y huéspedes”, dijo Disney.

Y mientras Europa y América abre sus fronteras y empieza a dar la bienvenida a los primeros turistas, la mayoría de naciones en Asia y Oceanía mantienen mucha más cautela y solo se plantean crear “burbujas de viajes” o corredores entre países con el virus controlado, lo que de momento excluye a europeos y americanos.

Esta política de fronteras cerradas se da, paradójicamente, en una región del mundo donde el Covid-19 tuvo un impacto menor, en especial en países del sureste de Asia y en Oceanía.

En la mayor parte de la región siguen suspendidos de manera indefinida los vuelos comerciales al extranjero y se restringen las entradas a los ciudadanos repatriados o al personal diplomático y humanitario ante el temor a una segunda ola del virus a raíz de los “importados”.

En el Sudeste Asiático, Tailandia, un potencia turística que durante 2019 fue visitada por cerca de 40 millones de personas, es una de las más interesadas en abrir sus fronteras a países de “bajo riesgo” para reactivar un sector que supone alrededor del 12% del PIB nacional.

Hoy el Gabinete tailandés tiene previsto reunirse para decidir si permite la entrada sin restricciones de movimiento a ciudadanos de China, Japón y Corea del Sur.

También considerará la posibilidad de abrir el país de nuevo al turismo médico, si los pacientes se comprometen a pasar la mayoría del tiempo en el hospital, y a los viajes de negocios, que no estarán sometidos a cuarentena si son de menos de dos días.

Por su parte y pese a no haber cerrado sus fronteras, Corea del Sur, que admite que está luchando contra una segunda ola de contagios, congeló la concesión automática de visados y obliga a todo que entre a permanecer 14 días en cuarenta, con excepción del corredor aéreo que activó a principios de mayo con China.— Fuente: EFE y AP

 

Naturaleza Alternativa

Los senderos ecológicos del Quito rural se posicionan como un destino turístico en tiempos de distanciamiento social.

Características

Con una superficie urbana y rural de 4,230 kilómetros cuadrados, con disparidad de climas y pisos geográficos, Quito tiene 33 parroquias en las que el Municipio ha identificado 25 zonas con alto potencial turístico.

Opción turística

El municipio ve la ruralidad como una opción turística para dinamizar la economía de la urbe.

Propuesta

Quito quiere exponer al visitante una experiencia rural que incorpore gastronomía, caminatas y alojamiento, todo bajo medidas de seguridad.

Es un “lugar mágico”

Para Gerson Arias, técnico de Quito Turismo, cinco aspectos hacen de Quito un “lugar mágico”: la amabilidad de su gente, la gastronomía, los deportes de aventura, el patrimonio cultural y la naturaleza.

''Ver más teatro para aprender''

Cartón de Tony: En su lodo