in

La semana hace 50 años

Tragedia aérea: un joven piloto pierde la vida al aterrizar en el mar la nave que comandaba y en la que viajaba un estadounidense prófugo.— Secuestran un avión para reconducirlo hacia La Habana.— Inauguran la Escuela de Artes y Oficios en la Melitón Salazar.— Cámara Junior

Del domingo 17 al sábado 23 de noviembre de 1968

Domingo 17

CONGRESO.— En un marco de inusitado entusiasmo cayó ayer el telón del IV Congreso Médico Peninsular, como una etapa de superación y progreso en la enseñanza y estudio de la Medicina en el Sureste. La postrera sesión científica y la de clausura tuvieron lugar ayer por la mañana en el Teatro del Seguro Social, de acuerdo con el programa. La tercera sesión plenaria fue presidida por los doctores Humberto Castro Montes de Oca, secretario de la Escuela de Medicina; Jorge Basteris Pérez y Ricardo Méndez Peñate. El doctor Carlos E. Biro, del Instituto Nacional de Cardiología, sustentó una interesante conferencia sobre “Algunos conceptos inmunológicos en relación con la artritis reumatoide”.

(De “Diario de Yucatán” número 15,637)

Lunes 18

TRAGEDIA.— Lo que ayer a las 8:15 se creyó iba a ser una demostración en sobrevuelo a esta ciudad tuvo cuatro horas después un trágico desenlace —50 millas al noreste de Cabo Contoy—, al estrellarse sobre la mar embravecida del Caribe la avioneta Cessna 150 XV-JED, piloteada por un joven de 19 años de edad, con un solo pasajero, el estadounidense Joe Spring, prófugo de la justicia de su país. El joven, cuya ilusión era obtener su licencia de piloto civil, hacía apenas mes y medio que volaba sin instructor, con una licencia de piloto privado. El vuelo de ayer fue el último de su vida. Ambos fueron recogidos por el barco camaronero yanqui “Mis Yo-Yo”, cuyos tripulantes vieron caer la avioneta al mar. Un guardacostas yanqui recogió a las dos víctimas del accidente y puso proa a Isla Mujeres. Según averiguaciones de nuestros reporteros, la tragedia tuvo su inicio el domingo 10, a las 2:20 de la madrugada, hora a la que Joe Spring llegó al hotel María del Carmen a bordo de un Chevelle gris con placas PXJ-354 de Texas. Seis días después, el sábado último por la mañana, Spring se entrevistó en el aeropuerto con el piloto propietario del Cessna con la intención, según manifestó, de comprarle la avioneta, pues quería enseñar a volar al cónsul de Estados Unidos en esta ciudad. El propietario declaró que no le dio mucha importancia a lo que Spring le dijo. Enfatizó que no arregló vuelo alguno con el yanqui, que no volvió a hablar con él y que si salió en vuelo con el joven piloto fue seguramente para acompañarlo, según una versión que oyó en el aeropuerto. En el plan de vuelo que el joven aprendiz de piloto presentó a la Dirección de Aeronáutica Civil —un plan de vuelo local, sobre la ciudad—, Spring estaba registrado bajo el nombre de Cooper. La última comunicación de la Torre de Control del aeropuerto con el aparato ocurrió unos 25 minutos después del despegue, cuando el joven piloto pidió pista para bajar. Le informaron que tenía vía libre y la nave se enfiló para el aterrizaje, pero de pronto cogió de nuevo altura y ya no se volvió a saber nada de ellos hasta que se supo la noticia. El yanqui, que había dicho ser piloto y trabajar para la Delta Airlines, es perseguido por robo, fraude, falsificar bonos y tarjetas de crédito, más el probable robo o contrabando del Chevelle, que dejó en el estacionamiento del aeródromo y que, a solicitud del vicecónsul, fue confiscado y puesto a resguardo.

FALLECIMIENTO.— Ayer a las 8 horas se desligó de la vida en esta capital, después de breve dolencia y a la edad de 80 años, el contador don Alberto Clausell Molina, de antigua y conocida familia campechana hace varios lustros radicada en Mérida y quien por sus dotes de caballerosidad y por su competencia y honestidad se hizo estimar en el seno de la sociedad, de manera especial en los círculos bancarios, industriales y comerciales, con los que estuvo conectado en el ejercicio de su profesión. Entre los cargos que desempeñó figuran el de contador de la Exportadora de Henequén, de la firma Montes y, posteriormente, del Banco Comercial Peninsular hasta su jubilación. El sepelio ha sido dispuesto para hoy a las 5 p.m., hora a la que partirá el cortejo de la sala de velaciones Poveda hacia el Cementerio General. Su hija Irma de Campos, hijo político Antonio Campos Sauri, hermano Manuel, nietos, sobrinos y demás deudos están recibiendo las condolencias de sus amistades.

(De “Diario de Yucatán” número 15,638)

Martes 19

SECUESTRO.— Ayer a las 8 a.m., en el aeropuerto de Mérida la mañana ofrecía el espectáculo de costumbre. Los pasajeros del avión de escalas, 15 esta vez, esperaban el aviso de salida. A las 8:20, el piloto capitán René Ruiz Hernández, los dos copilotos y los dos sobrecargos aguardaban ya, en sus puestos, el momento de poner en marcha los motores y despegar para Villahermosa, Minatitlán, Veracruz y la ciudad de México. Minutos después de las 8:20, cuando el despachador de la Compañía Mexicana de Aviación se disponía a cerrar los documentos del vuelo, llegaron dos pasajeros más: Jesse Taylor y Arístides Gómez, cubano éste, al parecer, y llegados ambos de Tampa el día anterior por Pan American. Se les atendió con prontitud. Instantes más tarde, ¡otro pasajero de última hora! Un hombre alto, como de 38 años, moreno, de cabello rizado. Vestía una chamarra tipo miliciano, con bolsas cartucheras llenas de cigarros puros. El despachador, Hernildo Barrera Valdés, formuló las preguntas de estilo.

—Mi nombre es Hugo Torres —respondió el pasajero—. Quiero un pasaje para Villahermosa.

Torres sacó un fajo de dólares y pagó el boleto.

—¿En qué trabaja usted? —preguntó Barrera, mientras escribía en el boleto.

—Si te lo digo, no lo vas a creer —contestó Torres con marcado acento cubano.

A las 8:43 el avión de escalas, un DC-6, que había pernoctado en Mérida, alzaba el vuelo con sus cinco tripulantes y 18 pasajeros. Diez minutos después, su piloto Ruiz Hernández envió al departamento de radio del aeropuerto el siguiente, lacónico mensaje: “Hombres armados con pistolas y bombas ordenan ir a La Habana. Posiblemente no podamos hacer más contactos. Avisen a La Habana”. El piloto había recibido la orden de volar a Cuba en una nota escrita a mano. Nadie fue a la cabina y no eran varios hombres. La nota se la había enviado el único secuestrador: Hugo Torres. Los explosivos con que amenazaba con dinamitar el avión eran, al parecer, los cigarros puros que tenía en las bolsas cartucheras. Minutos después de las 8:55, el avión se acercaba de nuevo a la ciudad de Mérida, pasaba frente a ella y enfilaba a La Habana. Mediante una comunicación por radio de la capital cubana se informó que a las 10:58 el DC-6 aterrizó sin novedad en el aeropuerto “José Martí”. Faltaban 15 minutos para las 2 de la tarde cuando se recibió un breve mensaje dirigido por Mexicana de la metrópoli a La Habana y con copia a Mérida: el DC-6 volaría de La Habana a México. Los pasajeros serían atendidos debidamente y viajarían a sus destinos hoy en el vuelo de escalas que saldrá de la capital de la República.

TRASLADO.— En las embravecidas aguas del Mar Caribe, un guardacostas y un helicóptero estadounidenses y un dragaminas mexicano participaron en ardua labor de más de 24 horas y lograron al fin recoger del barco camaronero “Miss Yo-Yo” el cadáver de joven piloto yucateco y su malherido secuestrador norteamericano Joe Spring. Spring fue trasladado anoche a Key West, Florida, e internado en un hospital. Los restos mortales del joven piloto eran esperados en Isla Mujeres a la medianoche y en esta capital a las 6 de la mañana de hoy. La avioneta no se estrelló sino que amarizó, después de volar en círculos sobre el barco camaronero. Al parecer, se agotó el combustible. El piloto y el norteamericano lograron salir de la avioneta y asirse de un ala, antes de que el aparato se hundiera. Spring logró llegar a nado al camaronero, pero el joven yucateco, quizá porque no sabía nadar, se ahogó.

(De “Diario de Yucatán” número 15,639)

Miércoles 20

CONVENCIÓN.— Con la presencia de Abelardo Perches Iturriaga y Jesús Salazar Venegas, presidente y asesor legal del Consejo Directivo Nacional de la Cámara Junior, hoy a las 10 horas, en el auditorio del IMSS será inaugurada la XXIII Convención Nacional de Cámaras Junior de la República Mexicana. Durante la convención se efectuará un concurso de oratoria intercámaras en que tomarán parte Juventino Domínguez Vargas, por Valle Hermoso, Sonora; Fernando González Ache, por Ciudad Lerdo, Durango; Enrique Westrup, por Monterrey, y Pedro Góngora Paz, por Mérida.

(De “Diario de Yucatán” número 15,640)

Viernes 22

ARTES Y OFICIOS.— El alcalde Víctor Manuel Correa Rachó inauguró anteayer, en la colonia Melitón Salazar, la primera Escuela de Artes y Oficios de Mérida. Una valla de alumnas de la escuela municipal número 2 recibió al alcalde, que llegó poco después de las 5 de la tarde en compañía de su esposa Sara Mena Peniche e hijos Gabriela, Patricia y Luis. El licenciado Correa Rachó, dirigiéndose a los asistentes, manifestó que la manera mejor de ayudar económicamente al pueblo es proporcionarle conocimientos técnicos y prácticos para que se gane la vida honradamente. La escuela cuenta con tres máquinas de coser, una máquina eléctrica para tejer y dos bastidores para urdir hamacas. Estará bajo la dirección de las profesoras Isabel Escalante de Mendoza y Fausta Laviada de Zapata. Por las mañanas funcionará como guardería infantil.

BAUTIZO.— El niño Wílliam Halim, hijo de los esposos Wílliam Gáber Mézquita y Rosa Margarita Erosa y nacido en esta ciudad el 5 de octubre pasado, fue bautizo en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (Itzimná) por el presbítero Álvaro García Aguilar, el 16 de noviembre. Son sus padrinos los señores Halim R. Gáber y Emilia Mézquita de Gáber.

DESFILE.— Acrobacias y tablas gimnásticas sobre la marcha predominaron anteayer en el desfile cívico deportivo conmemorativo del LVIII aniversario del inicio de la Revolución. La parada fue una de las mejor logradas y de mayor colorido en los últimos años, a pesar de que los uniformes de gala fueron sustituidos por los atuendos deportivos. El espíritu olímpico fue la característica principal del desfile, en que participaron contingentes extraordinariamente numerosos. Esto, unido a las exhibiciones deportivas sobre la marcha, hizo que la parada tuviera una duración de dos horas, pues se inició a las 9 en el Paseo de Montejo y concluyó a las 11 en San Juan.

(De “Diario de Yucatán” número 15,641)

Sábado 23

CONVENCIÓN.— El concurso de oratoria que debía efectuarse ayer a las 11 horas en el teatro del Seguro Social, como parte de la XXIII Convención de Cámaras Junior, fue cancelado porque de los 9 concursantes inscritos únicamente se presentaron dos. Otro motivo de la cancelación fue la poca concurrencia de convencionistas en el teatro. En lugar del concurso de oratoria, el presidente nacional informó que se abriría un foro para discutir los problemas que pulsan las diversas Cámaras Junior. Hizo luego una llamada de atención a todos los convencionistas y les pidió que estuvieran presentes en todos los eventos, pues ése era el fin primordial.

DEFUNCIÓN.— Ayer, después de prolongada dolencia y a la edad de 87 años, se desligó de la vida en esta capital la señora María de las Mercedes Escobedo viuda de Solís, estimable dama perteneciente a conocida familia. El sepelio ha sido dispuesto para hoy a las 11 a.m., hora a que partirá el cortejo de la casa 465 de la calle 60 hacia el Cementerio General. Su hijo político Jorge Villamil Cicero, nietos Jorge, Carlos y Eugenia Villamil Solís; Noemí Villamil de Rodríguez y Beatriz Villamil de Cámara; hermanas políticas Ofelia Solís viuda de Millet, Cecilia Solís de Vales y María Luisa Paz viuda de Escobedo; sobrinos y demás deudos reciben el pésame de las personas de su amistad.

(De “Diario de Yucatán” número 15,642)

 

Vida social

Boda Cámara Cano-Riess Madrigal. En Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (Itzimná), se unieron en matrimonio el 16 de noviembre de 1968 la señorita María Guadalupe Riess Madrigal y el joven Francisco Javier Cámara Cano. El presbítero Alfonso Roca Lara impartió la bendición nupcial. Los nuevos esposos salieron de luna de miel a la ciudad de México y Cuernavaca.

Matrimonio Vega Mendoza-Ceballos López. En solemne ceremonia que se efectuó el 16 de noviembre de 1968 en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (Itzimná), unieron sus vidas en matrimonio la señorita María Caridad Ceballos López y el señor Alfonso Vega Mendoza. Impartió la bendición nupcial el presbítero Salvador Uribe y Salgado. Los recién casados salieron de luna de miel a Isla Mujeres y Cozumel.

Breves de la república

Amago contra AMLO por los “superdelegados”