in

La semana hace 50 años

Agentes estatales y soldados toman de madrugada las instalaciones de la Policía de Mérida y entregan la corporación al gobierno de Yucatán.— Respaldo popular a la Comuna.— Convocan a la resistencia civil.— Rinde protesta la primera directiva del Colegio de Contadores Públicos

Del domingo 8 al sábado 14 de junio de 1969

Domingo 8

CRISTIANIZACIÓN.— En el Sagrario Metropolitano de la Catedral y de manos del canónigo Ramón Trejo, ayer a las 10 horas recibió el sacramento del Bautismo el niño Felipe de Jesús del Espíritu Santo, hijo de los esposos José Rafael Menéndez Navarrete y María Luisa Medina Peniche, nacido en esta ciudad el 25 de mayo. Son padrinos del nuevo cristiano los esposos Humberto Cámara Rivas y Berta Noemí Menéndez Navarrete.

INGENIERO CIVIL.— El jueves 29 de mayo, en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Yucatán, presentó examen de grado en opción al título de Ingeniero Civil el señor Jorge Humberto Lavalle Ortega, quien fue aprobado por unanimidad por el sínodo. El sustentante presentó como tesis el trabajo titulado “Comentarios al diseño y la construcción de la Casa de Visitas Cordemex. Proposición de un programa de mantenimiento”. Después del examen, en casa de los padres del nuevo ingeniero, doctor José Lavalle Peniche y Dolores Ortega Maldonado de Lavalle, hubo un brindis para celebrar la terminación de sus estudios y la fecha de su natalicio.

CORONACIÓN.— La Semana Pro Bomberos, organizada por el patronato del mismo cuerpo y la Cámara Nacional de Comercio de Mérida, culminó anoche en el Club Campestre con la brillante coronación de su primera reina, señorita Leonor López Alonzo, que en representación del alcalde Víctor Manuel Correa Rachó llevó a efecto Leopoldo Cortés González, tesorero del patronato.

(De “Diario de Yucatán” número 15,835)

Lunes 9

POLICÍA.— A las sombras de la madrugada, por sorpresa, sin previa notificación al presidente municipal Víctor Manuel Correa Rachó, el gobernador Luis Torres Mesías se apoderó hoy de la Policía de Mérida por medio de más de 50 elementos del Departamento de Seguridad Pública del Estado. Mientras treinta y tres soldados de la 32a. Zona Militar, bajo las órdenes de un oficial y un comandante, montaban guardia en la acera de enfrente, Andrés Toledo Álvarez, titular del mencionado departamento, destituyó a las 2:30 horas de la mañana de hoy al jefe de la PM, capitán Humberto Cabrera Cámara, y entregó la jefatura de la misma al capitán Rafael Solís Domínguez. Los policías del Estado llegaron al cuartel de la PM a las 2:10 de la mañana de hoy, al parecer en dos jeeps del Departamento de Seguridad y tres autobuses de la Unión de Camioneros de Yucatán que estaban estacionados frente al local. Toledo Álvarez actuó cumpliendo un decreto del gobernador, expedido el sábado 7 del mes en curso y que entrará en vigor cuando se publique en el Diario Oficial del Estado. En el decreto, el jefe del Ejecutivo afirma que despoja de la Policía de Mérida al Ayuntamiento local porque se ha convertido en una “amenaza” para la sociedad. Entrevistado telefónicamente por el Diario a las tres horas de la madrugada de hoy, el presidente municipal manifestó que ignoraba la medida del gobernador porque no se la había comunicado. El alcalde calificó de “injustificado” desde cualquier punto de vista el despojo de que ha sido víctima el Ayuntamiento y rechazó categóricamente los cargos que le formula el jefe del Ejecutivo, que le fueron leídos por un redactor de este periódico. Correa Rachó dijo que se comunicaría inmediatamente con la capital de la República por vía telefónica para denunciar el atropello contra el municipio libre de Mérida. Añadió que, por ley, el Ayuntamiento está obligado a cuidar y vigilar el orden en la ciudad, lo que presupone que debe tener una fuerza pública a su disposición.

(De “Diario de Yucatán” número 15,836)

Martes 10

RESPALDO.— En nutridas concentraciones, representantes de distintos sectores de esta capital se reunieron ayer por la mañana y por la noche en la Plaza Grande para expresar su apoyo al alcalde Víctor Manuel Correa Rachó y repudiar el acuerdo del Ejecutivo que privó al Ayuntamiento de la Policía de Mérida. Al llegar el presidente municipal a Palacio a las 10:30 de la mañana, la gente que invadía el edificio lo acompañó, entre saludos, vítores y aplausos, hasta su despacho y le pidió que se dirigiera al pueblo. A las 10:45, Correa Rachó salió al balcón central de Palacio y, ante varios miles de personas congregadas en la Plaza, pronunció un discurso en que dijo que el Ayuntamiento había sido “atropellado en la madrugada de hoy por la razón de la fuerza… por un acuerdo que es semilla de dictadura… por un acuerdo en contra del municipio libre por el cual se derramó tanta sangre en la revolución de 1910”.

—Desórdenes—. Fuerzas del Departamento de Seguridad Pública chocaron anoche cinco veces en los alrededores de la Plaza Grande contra contingentes hostiles al gobierno del Estado. Hubo tres disparos de bala, golpes con culatas de rifle, por lo menos dos lesionados de consideración y veintidós detenidos. Durante tres horas y diez minutos de desórdenes y algunos actos de vandalismo, el espectáculo fue casi siempre el mismo: los manifestantes avanzaban por la calle 62, cargaban los policías azules con sus rifles embrazados, se desbandaban aquéllos y se reunían de nuevo en la Plaza Grande a cubrir de injurias a los agentes por haberse apoderado de la Policía de Mérida. Los manifestantes, en su mayoría muchachos —unos 200— hicieron también una incursión al Cine Mérida, sin causar daños, y también se dirigieron hacia el Palacio del Ejecutivo, pero fueron puestos en fuga por la Policía del Estado.

(De “Diario de Yucatán” número 15,837)

Miércoles 11

ACTO CÍVICO.— Ayer, al finalizar la mañana, numeroso grupo de estudiantes independientes se reunió en la Universidad y acordó formar un comité de lucha contra las continuas violaciones de la Carta Magna en el Estado y en defensa de los derechos de los ciudadanos. Después de formar el comité, el contingente estudiantil, cantando estrofas del Himno Nacional, se dirigió a la Plaza a demostrar su solidaridad y simpatía con el Ayuntamiento de Mérida en su conflicto contra el gobierno del Estado. “¡Viva México!”, gritaron los manifestantes al concluir de cantar dos estrofas del Himno Nacional frente al Ayuntamiento. Acto seguido, alguien que no pertenecía al grupo estudiantil profirió un insulto contra un familiar de Correa Rachó. La frase soez fue la señal para que un grupo de individuos atacara a los estudiantes a golpes de puño, pies y botellas, para disolver el pacífico desfile. Poco antes, frente a la Universidad, un grupo de veinte “valerosos” miembros de la Federación Estudiantil Universitaria rodeó a Isidro Ávila, fotógrafo del Diario; forcejeó con él y acabó por despojarlo del rollo de película con las fotos que acababa de tomar.

AVISO.— En los últimos días, con el propósito de impedir la llegada del Diario a sus lectores del interior del Estado y otras poblaciones en el sureste de la República, elementos sumisos que siguen instrucciones oficiales, creyendo que dispondrán siempre del poder público, están obstaculizando la circulación y distribución de este periódico, vocero del pueblo. Tomamos ya las medidas necesarias, dentro de nuestras posibilidades, para disminuir al mínimo las molestias que estas personas ocasionan a nuestros lectores. Agradecemos de paso la solidaridad patentizada en la creciente demanda de las ediciones del Diario —el contador de nuestra rotativa registró ayer la cifra de 61,820 ejemplares— y agradecemos cualquier sugerencia que nos ayude a superar el contratiempo que motiva este aviso.

FALLECIMIENTO.— Después de muy breve dolencia y a la edad de 80 años, anteayer lunes a las 18 horas falleció en esta capital el señor Fernando Casares Casares, perteneciente a una antigua y estimada familia yucateca. El sepelio se efectuó ayer a las 17 horas en el Panteón Florido. Sobreviven al señor Casares, quien perteneció a la primera directiva de la Unión de Productores de Henequén de Yucatán, su hijo Fernando, hija política Josefina Gamboa Loret de Mola, hermana Carmen viuda de Barbachano (en San Diego, California), hermanos políticos Carlos J. Casares Martínez de Arredondo, Estefanía Casares viuda de Campos, Concepción Casares viuda de Pinkus, María Teresa Casares de Gutiérrez, Leonor Ponce viuda de Casares y María Domínguez viuda de Casares, quienes están recibiendo las condolencias de sus amistades, a las que asociamos la nuestra.

(De “Diario de Yucatán” número 15,838)

Jueves 12

APOYO.— Ante una concentración cívica como pocas veces se ha visto en la Plaza Grande, por su número y entusiasmo extraordinarios, el alcalde demandó al jefe del Ejecutivo que devuelva la Policía de Mérida al Ayuntamiento y anunció que está dispuesto a aceptar su candidatura a gobernador del Estado si se cumplen tres condiciones: 1.— Que así lo desee la mayoría del pueblo y que cada yucateco que quiera que sea gobernador se pare y diga: “Aquí estoy” antes de las elecciones. 2.— Que se trabaje por “el partido por el cual me postularía… No es posible que con aplausos y palmaditas se resuelva todo”. 3.— “Que nuestros obreros sindicalizados se liberen de la explotación de los líderes políticos”. En elocuente testimonio de apoyo y simpatía al Ayuntamiento y al alcalde en su conflicto con el Ejecutivo, unas 15,000 personas colmaron la Plaza Grande y la calle 62, en el tramo entre la 61 y la 63, e invadieron las aceras de los portales de la 61. La 62 quedó bloqueda y cerrada al tránsito. El mitin se caracterizó por su clima ordenado y pacífico. El diputado local Mauro León Herrera pidió al pueblo que adopte varias medidas de “resistencia pasiva” hasta que el Ejecutivo devuelva la Policía al Ayuntamiento.

(De “Diario de Yucatán” número 15,839)

Viernes 13

PARO.— Numerosos meridanos cumplieron o hicieron cumplir ayer a las 12 del día el paro de automóviles que pidió el diputado Mauro León Herrera como demostración de repudio a los atentados contra el municipio libre de Mérida. El diputado, en el mitin de adhesión al Ayuntamiento, exhortó al pueblo a que, a modo de resistencia pacífica, detuviera diariamente diez minutos sus vehículos a las 12, hasta que el Ejecutivo devuelva la Policía a la Comuna. Varió la duración del paro. Unos cumplieron religiosamente los diez minutos, otros esperaron que pasaran cinco “verdes” del semáforo antes de reanudar la marcha, otros dieron a su “paro personal” el tiempo que les pareció. Escenas semejantes se vieron en el Paseo de Montejo y muchos otros lugares de la ciudad.

(De “Diario de Yucatán” número 15,840)

Sábado 14

CIERRE.— Importante sector de la iniciativa privada, el comercio organizado, se sumó ayer al pueblo de esta capital en la defensa del municipio libre de Mérida, cerró sus establecimientos en mayoría casi absoluta y rindió así elocuente testimonio de su adhesión y solidaridad al Ayuntamiento y al alcalde Víctor Manuel Correa Rachó. El diputado Mauro León Herrera pidió un paro de actividades como nueva prueba de apoyo popular a la Comuna y los comerciantes respondieron cerrando sus locales en más de un 90 por ciento. Subraya la magnitud del respaldo de los comerciantes el hecho de que el paro fue voluntario. Entre 8 y 10 de la mañana, el paro fue efectivo en un 75 por ciento, pero pasadas las 10 cerraron más puertas y cayeron más cortinas y se comenzaron a contar con los dedos de la mano los establecimientos que permanecían cerrados a medias o abiertos.

COLEGIO.— El Colegio de Contadores Públicos de Yucatán quedó constituido anoche en una ceremonia que se efectuó en el Club Campestre y en que tomó posesión su primera directiva: Raúl Peniche Pérez, auditor; Álvaro Peón de Regil, vicepresidente; Carlos Correa Encalada, de la Junta de Honor; Jorge Carlos Bolio Castellanos, prosecretario; Arturo Millet Molina y Antonio Pasos Palma, vocales; José Lavalle Ortega, tesorero; Mario Arturo López Novelo, secretario; Enrique López Novelo, presidente, y Emilio Sosa Heredia.

(De “Diario de Yucatán” número 15,841)

 

Vida social

Enlace Burwell Ancona-Vales Duarte. En elegante y concurrida ceremonia efectuada el 13 de junio de 1969 en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (Itzimná), unieron sus vidas con el sacramento del matrimonio la señorita Valentina Vales Duarte, ex Señorita México, y el joven Antonio Burwell Ancona, pertenecientes ambos a conocidas y estimables familias de nuestra sociedad. Impartió la bendición nupcial el presbítero Alfonso Roca Lara. Los recién casados salieron de luna de miel a Acapulco.

“Queremos hacer algo por el bien del planeta”

Primera mitad para olvidar