in

La templanza, tu consejera

 

Uno, dos, tres… Por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

“No todo lo apetecible, querido amigo, te conviene”, comentó Templanza.

“No es conveniente hacer siempre lo que te venga en gana, pues la experiencia humana enseña que necesitas dominar deseos y apetitos si no quieres convertirte en un tirano egocéntrico.

“El egocéntrico no solo se define como egoísta, sino como incompetente para reflexionar y modificar su conducta aun cuando daña los derechos y la dignidad de las personas.

“Tampoco es conveniente mirar irrespetuosamente, ni desear sin medida alguna, cierto vestido, coche, mujer u hombre que no sean tuyos, pues eso puede convierte en envidioso, ladrón o adúltero”, explicó Templanza.

“Aun cuando lo que desees sea bueno será necesario que controles esos deseos y pongas límite a tus apetitos. Por ejemplo, en la comida y la bebida —que son cosas buenas— e, incluso, necesarias, en algún momento tendrás que frenarte y ejercitar, precisamente, la templanza.

“¿Y qué hacer cuando lo que más te conviene elegir no te gusta? Pues, tendrás que esforzarte

“¿Y qué puedo decirte cuando lo que deseas es, de plano, algo malo? La respuesta, querido amigo, es sencilla de expresar: ¡domínate a ti mismo!

“Para ser dueño de ti mismo, no tengo recetas mágicas. Para semejante empresa, ofrezco presentarte a tres grandes gigantes que, si sigues sus pasos, podrás ser tan dueño de ti mismo como tú decidas serlo”.

Psicólogo clínico, UVHM. Manejo de Emociones y Envejecimiento. MATIA Instituto Gerontológico. Antonio Alonzo aalonzo@crehas.org

 

Tendrán 1 semana de aguinaldo

En Quintana Roo se ocultaba un supuesto asesino