in

La Vía Láctea colisionaría “pronto” con otra galaxia

El evento podría despertar un gran agujero negro

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex).— La colisión de la Vía Láctea con otra galaxia podría darse antes de lo esperado, dice un estudio de científicos de la Universidad de Durham (Reino Unido).

Una galaxia es un conjunto de gases, polvo y miles de millones de estrellas, además de sistemas solares. Todos estos elementos se mantienen unidos mediante la fuerza de gravedad.

La Vía Láctea posee una gran cantidad de galaxias satélite, como la Gran Nube de Magallanes, ubicada a 163 mil años luz de distancia y con la que, según la nueva investigación, se producirá el choque dentro de dos mil millones de años.

El doctor Joel Sánchez Bermúdez, del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México, explica que la interacción de ambas galaxias se dará porque se encuentran en movimiento y viajan a lo largo del espacio.

Precisa que la Vía Láctea viaja a una velocidad cercana a los 500 kilómetros por segundo y nosotros, la Tierra, nos movemos dentro de ella. “Cuando digo que van a interactuar significa que el material del cual están compuestas las galaxias, tanto las estrellas como el gas y polvo, puede entrar en una interacción dinámica, como una especie de colisión”, precisa el especialista.

Un choque galáctico, añade, es diferente a lo que se pudiera pensar, pues en las partes menos densas o con menor concentración de estrellas éstas pasan una junto a otra sin colisionar.

“A pesar de que las galaxias colisionan, en las simulaciones que se hacen para determinar la dinámica de este tipo de eventos se identifica que las estrellas no chocan entre sí”.

No obstante, advierte que en las zonas de mayor densidad, donde hay más estrellas, algunas chocarán entre sí. Aclara que estas colisiones son comunes en la dinámica galáctica.

Sánchez Bermúdez explica que los agujeros negros estelares se forman de la muerte de las estrellas más masivas, aquéllas que tienen al menos ocho veces la masa del Sol, importantes para la evolución química del Universo, porque dentro de ellas se forman la mayoría de sus elementos.

“Son agujeros negros porque la gravedad que tienen es tan grande que ni siquiera la luz puede escapar de ellos. Por ello no se pueden ver en longitudes de onda como el ojo humano”, señala.

En el caso de la Vía Láctea, agrega, su agujero negro supermasivo está ahí por la interacción de las estrellas que giran alrededor de él.

El último evento de este tipo de la Vía Láctea ocurrió hace unos ocho mil millones de años.

Lesionado en Sitilpech

Sólidas promesas de postcampaña