in

Las ánimas se unen al lunes de Vaquería

Los bailarines realizarán sus números con la cara pintada

Velada especial con los ballets del Ayuntamiento por el Festival de las Ánimas

Este lunes 29, en los bajos del Palacio Municipal se realizará una edición más de la Vaquería de Ánimas, en la que tomarán parte los ballets folclóricos Titular, Juvenil, Infantil y del Adulto Mayor del Ayuntamiento.

La actividad, que dará inicio a las 8:30 de la noche con la participación del ballet del Adulto Mayor que presentará un rezo, forma parte del Festival de las Ánimas, inaugurado el miércoles 24 con un recorrido nocturno en el Cementerio General.

El programa incluye explicaciones sobre el Día de Muertos, la representación de una boda mestiza y se presentará una escena entre un abuelo y su nieto. Además, los participantes, con excepción de los integrantes del ballet del Adulto Mayor, estarán pintados de ánimas.

Maquillarse como Catrina

Irving Berlín Villafaña, director de Cultura del Ayuntamiento, señala que la idea de pintarse la cara para el Festival de las Ánimas nace a partir de la catrina. “Podemos decir que la Vaquería de Ánimas es una mezcla de la jarana yucateca con la ilustración de las catrinas que si bien no forman parte del vigor espiritual de la tradición sí tienen un vigor estético”, explica.

Alrededor de 95 bailarines tomarán parte del evento, que durará una hora y media aproximadamente, y en el cual se espera a un gran número de asistentes, de los cuales 70% serían yucatecos y 30% turistas nacionales y extranjeros.

En entrevista con el Diario, Berlín Villafaña considera que las tradiciones son una herencia transmitida de generación en generación. Apunta que la familia es quien trasmite el ritual pero que a lo largo del tiempo cambia y no necesariamente es la misma.

“Hay generaciones que tienen derecho a la tradición, pero también a la innovación de la tradición. Por tanto hay un momento de la historia donde la tradición cambia. A veces cambia radicalmente otras veces poquito… la tradición nunca es estática”.

A su parecer estos cambios están haciendo que el vigor espiritual de las tradiciones se esté perdiendo, en comparación con el vigor estético, que va en auge.

Antes —continúa— el vigor espiritual era muy fuerte porque las generaciones anteriores, con fervor católico, ponían sus ofrendas en la mesa de los santos. “Lo hacían en su casa como algo muy íntimo; y en ese sentido la tradición era vigorosa espiritualmente”.

Tradición de Hanal Pixán

Añade que si bien el Hanal Pixán va perdiendo vigor espiritual, cada día es más bonito, más espectacular y convoca a más gente. “Como sociedad tendríamos que revisar si las familias no están transmitiendo adecuadamente el ritual. Son las familias las que hacen eso, no el gobierno, no la universidad… La tradición es importante porque la familia comunica, es una herencia familiar de generación y ese es el eslabón que se está perdiendo”.

Recalca que, desde su punto de vista, la tradición no es algo que fortalezcan las instituciones sino que es la familia quien debe hacerlo. “Las instituciones educativas pueden hacer libros, tomar fotografías, dar testimonio y hacer investigaciones; pero quien realmente hace la tradición es el pueblo que lo acoge y lo transmite”.

La Vaquería de Ánimas se empezó a realizar hace 11 años, un año después se organizó el primer Paseo de las Ánimas, y desde hace tres años se lleva como tal un Festival.— Iván Canul Ek

 

Policía Federal ofrece apoyo a la Caravana Migrante

Ocho muertos en un tiroteo en una sinagoga de Pittsburgh, Estados Unidos