in

Las aportaciones de las primeras familias libanesas en Yucatán

Mérida es sin duda alguna una de las ciudades más ricas en cultura y a su historia se ha sumado desde hace cientos de años el legado libanés. En el Centro Histórico de la ciudad todavía se pueden ver, entre comercios de telas y restaurantes, los aportes de esta comunidad trabajadora.

La salida de los libaneses comenzó cuando la situación política, social y religiosa de Líbano se complicó debido a la alianza del imperio otomano con Alemania durante la Primera Guerra Mundial y su posterior caída. El Puerto de Progreso fue una de las principales entradas hacia México, por lo que muchos inmigrates decidieron quedarse en Yucatán, especialmente en Mérida, donde el henequén comenzaba a prosperar. En un principio, la mayoría de los libaneses se dedicaron a esta industria, ya que estaban acostumbrados a trabajar la tierra, pero con el tiempo se fueron profesionalizando hasta convertirse en expertos en comercio y negocios.

Al pasar los años, diversas industrias como la textil, la restaurantera y la turística se vieron muy beneficiadas por el esfuerzo y el trabajo constante de los libaneses.

Algunos nombres como Jorge Alam, Michel Jacobo Eljure, Abraham Melayes, Nehmen Francis y Lázaro Farhat, Yudy Azar comenzaron a cobrar importancia. Actualmente la ciudad es una de las más prósperas en parte por las aportaciones de esta comunidad y de estos empresarios, por eso no es casualidad que exista una “Avenida Líbano” en una de las principales zonas de Mérida, inaugurada el 25 septiembre de 2013 como muestra de agradecimiento.

Javier Abella

Futbolista de Santos Laguna, víctima de un robo

Enrique Guzmán denuncia “anomalías” del SAT