in

Las cenizas del padre Theisen, en San Sebastián

La fotografía y las cenizas del presbítero Eugenio Theisen

Su recuerdo permanecerá en los corazones

La comunidad parroquial de San Sebastián rindió tributo al presbítero Eugenio Theisen, Misionero de Maryknoll fallecido el 7 de diciembre de 2018, cuyas cenizas fueron recepcionadas anoche en el templo como parte del recorrido a su última morada, que será la iglesia de San Antonio Tzacalá.

En la misa presidida por el padre Juan Martín, M.M., también oraron por el eterno descanso del padre Roberto Tobin, fallecido el 12 de abril de 2013.

La cenizas del padre fueron recibidas con aplausos con las notas de la banda de guerra del Colegio Mesoamericano, que incluyó una diana y toque de silencio. En la recepción también participaron integrantes de gremios con sus estandartes.

La actividad atrajo a decenas de personas, la mayoría de ellas adultos que convivieron con los Misioneros de Maryknoll.

El padre Juan Martín concelebró con el presbítero Lorenzo Mex Jiménez, párroco de San Sebastián, y el diácono Guillermo Gómez Preciado, de los Misioneros de Guadalupe.

El padre Juan Martín recordó momentos de la vida misionera de Eugenio Theisen, así como sus enseñanzas, su amor por Yucatán y la cultura maya, de la que aprendió a hablar su lengua.

También recordó que el sacerdote misionero estuvo 38 años sirviendo en Chile.

Aseguró que lo que más le impactó de la vida del padre Theisen fue su espíritu misionero, ya que “fue un instrumento de Dios”.

“La palabra de Dios está destinada para adentrarse en el corazón humano, para dar fruto abundante”, dijo.

En la misa, algunas personas dieron testimonios de la labor del padre Theisen y de los misioneros. Por ejemplo, Sara Méndez agradeció al sacerdote y a todos los misioneros de Maryknoll por la labor por su vida dedicada a la misión en esta tierra.

Lorena Uitz Moo recordó las visitas que el padre Thiesen hacía a su casa al concluir las misas en la capilla de Guadalupe, de la colonia Nueva Sambulá, y la predilección que tenía por la lengua maya.

Añadió que al misionero de “pies grandes”, lo llamaban “Padre Bixabel”.

Las ofrendas de la misa fueron especiales: en recuerdo de lo que le gustaba al padre Theisen, se colocaron un plato de pebre, un calabazo, flores, entre otros.

El padre Lorenzo Mex recordó el amor que tiene esta comunidad a los misioneros e invitó a la misa de depósito de cenizas del padre Eugenio Theisen, que será celebrada hoy a las 5:30 p.m. a la iglesia de Tzacalá.

Se espera que en la celebración participe Daniel Theisen, sobrino del misionero fallecido, para compartir testimonio de su tío. Se esperaba que asista a la misa de anoche pero debido a un malestar no pudo ir.

A la misa del poblado mencionado asistirán feligreses de San Sebastián.

Las cenizas del padre Theisen fueron traídas desde Nueva York para cumplir la voluntad de quedarse en Yucatán y en Tzacalá.— Claudia Ivonne Sierra Medina

Los Leones rugen ante los Guerreros

El disco de vinilo nunca se fue

El disco de vinilo nunca se fue