in

Las compañías de danza vivirán una triste Navidad

Foto: Megamedia

COLUMBUS, Ohio (AP).— Para muchos no es Navidad sin el baile de Clara, el padrino Drosselmeyer, el Hada de Azúcar, el Rey de los Ratones y, por supuesto, el Príncipe Cascanueces.

Pero este año la pandemia ha obligado a cancelar las presentaciones de “El Cascanueces” en Estados Unidos y Canadá, eliminando una fuente importante y confiable de ingresos para las compañías de danza que se tambalean financieramente desde que cerraron los teatros.

“Ésta es una situación increíblemente devastadora para las artes, y en particular para organizaciones como la nuestra, que dependen de la venta de entradas del ‘Cascanueces’ para financiar muchas de nuestras iniciativas”, admite Sue Porter, directora ejecutiva de BalletMet en Columbus.

“El Cascanueces” genera 1.4 millones de los dos millones de dólares en ventas anuales de boletos de la compañía, contra un presupuesto de siete millones. Ese dinero se destina a la programación escolar y ayuda financiera para los estudiantes de danza, dice Porter. Es el primer año desde 1977 que la compañía no presentará el ballet en la capital de Ohio.

Las cancelaciones han significado despidos, licencias laborales y recortes salariales, y las empresas dependen en gran medida, a veces exclusivamente, de la recaudación de fondos para mantenerse a flote.

Mercadotecnia

Más allá de su importancia financiera, “El Cascanueces” es también una herramienta de mercadotecnia. Los niños a menudo se inscriben en clases para tener la oportunidad de actuar como ratones, ángeles y otros papeles secundarios. Para los adultos, las funciones son a veces su primera experiencia viendo danza en vivo.

Después de cancelar las funciones presenciales de este año, el Ballet de Boston usará material de archivo para transmitir por televisión una versión de una hora en el noreste de Estados Unidos. Los 8 millones de dólares anuales en ventas de boletos de “El Cascanueces” representan el 20% del presupuesto anual de la compañía.

La pandemia le ha costado a la industria de las artes y el entretenimiento casi 1.4 millones de puestos de trabajo y 42,500 millones de dólares a nivel nacional, según la Brookings Institution.

La vulnerabilidad económica inherente a las organizaciones artísticas se agrava cuando dependen de un evento estacional importante, como “El Cascanueces”, para obtener grandes porciones de ingresos, admite Amir Pasic, decano de la Escuela de Filantropía de la Universidad de Indiana-Universidad Purdue.

Drake y ''Pepón'', con bates encendidos