in

Las galerías se hicieron notar en la Noche Blanca

Buscan la calidad en la Víspera y la Noche Blanca

Cincuenta mil personas salieron a las calles el pasado fin de semana para asistir a los eventos programados durante La Víspera y la Noche Blanca. Cerca de diez mil lo hicieron en La Víspera y 40,000 en la Noche Blanca.

Foto: Megamedia

En La Víspera, que se realiza por primera vez, Irving Berlín Villafaña, director de Cultura del Ayuntamiento de Mérida, señaló que las caminatas fue lo que más gustó y por ello en la siguiente edición se hará una convocatoria para la comunidad artística que desee hacer caminatas dramatizadas.

“Lo que se quiere en La Víspera es que en lugar de espectáculos masivos, la familia camine, vea, disfrute la ciudad y sobre todo conozca las leyendas, historias y biografías de ciudadanos ilustres”, expresó.

Entrevistado en su oficina, Berlín Villafaña resaltó que La Víspera tiene un gran potencial y que está buscando su propia personalidad. “La Víspera no es la Noche Blanca chiquitita, es una actividad sociocultural que debe estar diferenciada”.

Y darles protagonismo a las galerías fue una de esas diferencias en comparación con la Noche Blanca, que cuenta con espectáculos masivos. De hecho, en La Víspera se registró la visita de 6,248 personas a las galerías, mucho más que en la Noche Blanca, con 3,462.

Berlín Villafaña señaló que el promedio de visitantes a las galerías durante La Víspera fue de 300 personas, aunque hubo recintos donde se superó el promedio, como Nahualli, que registró la visita de 700 personas y Soho, a la que llegaron 450. Esas dos galerías para la Noche Blanca recibieron a 350 personas cada una, también por encima del promedio.

Durante La Víspera y la Noche Blanca se vendieron además veinte obras, siendo Nahualli, Soho y Lagalá las galerías donde se registraron más ventas. Esas tres galerías se encuentran en el barrio de Santa Ana donde actualmente hay un “boom” de galerías. A Santa Ana le siguen Santiago, Mejorada y el Centro Histórico, indicó el funcionario.

Temas de interés

Berlín Villafaña comentó que el tema de las galerías interesa mucho, al igual que la literatura, que piensan añadir en la siguiente edición, con las caminatas.

“La Víspera necesita fortalecer sus caminatas y las narraciones como tema central. La literatura no está lo suficientemente presente en la Noche Blanca y queremos que La Víspera sea más para contar historias, leer libros y visitar galerías”.

Sobre la Noche Blanca, el funcionario resaltó que no hay duda del éxito aunque aclaro que éste no se mide por la cantidad de personas. “Si subimos de 40,000 a 70,000 personas el Centro Histórico se va a saturar y haríamos insostenible el proyecto”.

Añadió que los proyectos sustentables no deben destruir ni hacer incómodo el proceso. “Una Noche Blanca de 40,000 es una Noche Blanca donde hay tráfico pero no es infernal; hay movilidad pero la gente no choca. Pero si una hacemos una Noche Blanca con 60,000 como ha ocurrido en una ocasión, saturamos el sistema y ya ni las guaguas ni la gente se pueden mover; por eso lo más importante, más que la cantidad, es la calidad”.— Jorge Iván Canul Ek

Eventos

La Víspera y la Noche Blanca son dos proyectos importantes para la Dirección de Cultura

Apuesta a la calidad

El titular de Cultura de la Comuna indicó que se busca convertir a la Noche Blanca en una vitrina de las artes no solo de Mérida y Yucatán, sino de todo el sureste del país, incluyendo Oaxaca y Chiapas.

Internacionalización

“La Noche Blanca puede ser el centro de la vida creativa del Sureste Mexicano… mostrar lo nuestro y lo que pasa en otras regiones”, señaló Berlín Villafaña, para luego informar que también se buscará hacer alianzas con otras noches blancas y otros emprendimientos regionales, tal como sucedió con Los Sabineros en esta ocasión que prácticamente fueron traídos de la Noche Blanca de Granada. “La Noche Blanca creo que está en proceso de que pueda internacionalizarse e intercambiar artistas para ganar calidad”.

Versión del Gobierno sobre las obras del Museo de la Luz

Cartón de Tony: Grandes problemas, grandes soluciones