in

Libró a Yucatán de pandemias

El obispo auxiliar Pedro Mena Díaz bendice la imagen del Cristo de las Ampollas en su festejo de 2019

La historia de la fiesta del Cristo de las Ampollas

La fiesta anual del Santo Cristo de las Ampollas, que se celebrará en la Catedral de Mérida a partir de mañana, tiene origen en una serie de actos que incluye una promesa que hicieron los canónigos en 1700 como acción de gracias a la venerada imagen por haber librado a Mérida y a la provincia de Yucatán de la epidemia de “vómito negro”.

El historiador Ángel Gutiérrez Romero, integrante de la Dimensión de Santuarios y Piedad Popular de la Arquidiócesis de Yucatán, recuerda que los antecedentes del día o la fiesta patronal para el Cristo de las Ampollas fue a finales del siglo XVII o el inicio del XVIII.

“Es un momento que nos conecta con los días que hoy vivimos, porque en 1699 se presentó una fuerte epidemia de fiebre amarilla, se le conocía como ‘vómito negro’ o ‘vómito prieto’”, indica.

Mérida y toda la provincia de Yucatán se encontraba prácticamente devastada por esta epidemia, de manera que en la Catedral, en 1699, se realizó un novenario en honor del Cristo para pedir por el fin de la epidemia.

La imagen fue sacada en procesión y según los documentos ese día se recuperó la salud de la ciudad, prácticamente.

El Cabildo de la Catedral hizo el voto o el juramento en 1700, para celebrar anualmente una misa solemne en honor del Cristo de las Ampollas como acción de gracias por haber librado a Yucatán de la epidemia de “vómito negro” en el año anterior (1699), cuando se realizó un novenario y procesión el día de la Exaltación de la Santa Cruz, el 14 de septiembre, abunda Gutiérrez Romero.

También se funda la Cofradía de la Escuela de Cristo y Lágrimas de San Pedro, bajo la protección del Cristo de las Ampollas, que es como el antecedente de los actuales gremios, de manera que estas acciones pueden considerarse como el origen de las festividades anuales.

El historiador detalla que las cofradías eran agrupaciones de fieles con diversas características y que desaparecieron con leyes reformistas.

Gutiérrez Romero recuerda que por tradición, con esa conexión, las fiestas del Cristo de las Ampollas se inician ese día, con bajada de la imagen.

Ángel Gutiérrez recuerda que el Cristo de las Ampollas también fue invocado ante otra epidemia, de cólera, en 1833. Ese año el Cabildo de la ciudad solicitó al obispo y a los canónigos que se celebrara un novenario al Cristo pidiendo por la salud de los meridanos y en esa ocasión se llevó la imagen al Ayuntamiento.

Sobre la imagen

La tradición piadosa o la leyenda piadosa en torno al origen del Cristo de las Ampollas tiene sus raíces a principios del siglo XVII, hacia 1605 aproximadamente, en el pueblo de Ichmul, donde se atribuye al cura Juan de la Huerta ser testigo de aquel acto milagroso según la tradición donde surge el Cristo de las Ampollas.

El padre de la Huerta encargó la elaboración de la imagen a un escultor anónimo que, según se creyó, era un ángel, se hizo de una madera provenía de un árbol que ardía en llamas pero no se consumía.

Después ocurrió el incendio de Ichmul durante el cual se quemó todo el interior de la iglesia y solamente se salvó la imagen del Cristo, que quedo negra por el fuego y cubierta de ampollas. Digamos que este es el origen milagroso de la imagen que recoge la tradición piadosa, explica Ángel Gutiérrez.

A mediados del siglo, en mayo de 1645, la imagen llega a la Catedral y a partir de ese momento el máximo templo católico de Yucatán comienza a ser foco de culto en torno al Cristo de las Ampollas y alcanza relevancia religiosa durante la época colonial, especialmente en el siglo XVIII y XIX, cuando las fiestas de la venerada imagen alcanza a finales del siglo XIX un momento de esplendor, expone el historiador.

Sin duda tenía devoción importante la imagen del Cristo de las ampollas pero podríamos considerar como los antecedentes del día o la fiesta patronal para el Cristo hacia finales del siglo XVII o inicio del siglo XVIII, reitera.

La imagen original del Cristo de las Ampollas se perdió en el asalto a la Catedral en 1915 y la actual que se venera en el máximo templo data de 1919, por lo que tiene 101 años y es también una pieza histórica.

Los gremios

Recuerda que la fiesta del Cristo de las Ampollas terminaba el 9 de octubre a principios del siglo XX y se extendió hasta el 17 debido a que se fueron integrando más gremios. El más antiguo es el que entra primero. “Será interesante ver este año como los integrantes de los gremios y autoridades de la Catedral se han esmerado por conservar esta tradición y ver cómo en estas nuevas circunstancias por la pandemia es posible preservar esta fiesta”.—Claudia Sierra Medina

 

Bajada Cristo

La bajada de la imagen será mañana, a las 10 horas, a puerta cerrada por la pandemia del Covid-19.

La fiesta

Será el primer año que la fiesta de la Catedral estará en el ciberespacio, con la transmisión de las misas en Facebook.

Los gremios

Los gremios agrupan a trabajadores de un mismo oficio con algunas variantes y se conformaron de finales del S. XIX a principios del XX tal como hoy se conocen. Muchos de los gremios que participan en la Catedral, sobre todo de los primeros días de la fiesta, son los que tienen más de un siglo de existencia, como Alarifes, el primero en “entrar”.

Juanpa Zurita confunde la Covid-19 con la influenza