in

Listos para recibir a la ballena gris

Baja California, el santuario favorito para la crianza

LA PAZ EFE).— Como cada año, la ballena gris arriba estos días a los santuarios de Baja California Sur tras recorrer 18,000 kilómetros desde el frío mar de Bering hasta las apacibles aguas del noroeste de México.

La Eschrichtius robustus realiza este periplo, considerada la migración más larga que realizan a nivel mundial, para pasar el invierno en México, donde tiene condiciones idóneas para que nazcan sus crías.

En el estado de Baja California Sur existen cinco santuarios balleneros acreditados a los que turistas ya están acudiendo para ver a la ballena.

El director de turismo del municipio de Comondú, Enrique Soto, le contó ayer a Efe que son tres factores fundamentales los que llevan al cetáceo a elegir la península de Baja California como hogar temporal.

“Uno de ellos es para proteger a las crías del ataque de los tiburones en mar abierto, el segundo es que tenemos las condiciones propicias en temperatura y salinidad del agua para completar su ciclo reproductivo, y el tercero son los bajos y canales de poca profundidad donde los ballenatos pueden aprender a nadar y fortalecerse sin riesgo”, explicó.

Durante los cinco meses de estadía de la ballena, cerca de 70,000 visitantes de todo el mundo llegan con la ilusión de conocer a este gigante de 12 metros de longitud y 27,000 kilogramos de peso y a sus entrañables ballenatos.

Este atractivo turístico se traduce también en un importante ingreso económico para habitantes de pueblos cercanos, aseguró Soto.

Un prestador de servicios turísticos de Puerto San Carlos, Daniel Infante, confirmó que “la temporada de avistamiento beneficia social y económicamente a las familias que se dedican a ello”.

Además, agregó, “se conocen personas de todo el mundo”, un premio extra a la ya de por sí valiosa recompensa que les da la ballena: la posibilidad de dar calidad de vida a sus familias gracias a estos ingresos.

Los visitantes provienen en su mayoría de Estados Unidos y de Europa y se adentran sin miedo en las aguas subiendo a embarcaciones de diez personas.

Estos vehículos acuáticos que llevan a los turistas son conocidos como “pangas” y sirven para dar al viajero un contacto único y directo con el entorno, pero sin que su presencia pueda perturbar la tranquilidad de la ballena.

Para Infante, el contacto con el cetáceo es “un momento único por lo majestuoso de su tamaño y su singular gracia”.

Actualmente, la temporada se encuentra en su primera etapa y faltan por llegar todavía muchos ejemplares a las tranquilas aguas de Baja California Sur.

Es durante el mes de febrero cuando se da un fenómeno especial conocido como “síndrome de la ballena amistosa”, que se produce cuando los ballenatos toman confianza y se animan a nadar a tan solo unos centímetros de las embarcaciones, haciendo las delicias de los turistas.

Uno de los visitantes, identificado como Mark, destacó que se sintió “impresionado por su tamaño”.

“Son muy agraciadas. Muy agraciadas y muy pacificas, muy grandes, es muy bonito solo estar ahí, es bonito solo navegar ahí y no molestarlas con mi presencia”, recordó.

Anualmente llegan más de 3,000 ballenas y nacen unas 2,000 que después dejan el mar que los vio nacer sin olvidar su origen, pues se le conoce mundialmente como la ballena mexicana.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) indicó en noviembre de 2018 que el 90% de las ballenas de esta especie se reproducen y nacen en aguas mexicanas.

La población de estos mamíferos marinos se ha recuperado satisfactoriamente gracias a los programas de protección y conservación que lleva a cabo la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), convirtiéndose así en todo un símbolo de éxito de la conservación a nivel mundial.

 

Audiencias en curso

Otro dato para el autoelogio