in

Lo mexicano, lo nacional y la identidad, ¿qué implica?

Los acordes de “La marcha de Zacatecas” indicaban la entrada al colegio. En ese entonces ser mexicano era marchar muy derechito, rendir honores a la Bandera y cantar “¡Benito Juárez! ¡Oh, indio oaxaqueño!”.

En la escuela no se esforzaban mucho por hablar de identidad fuera de ese patriotismo obligado de homenajes, efemérides y feriados.

Llegaba uno muy peinado y muy planchado padeciendo la gran tragedia de los Niños Héroes cada 13 de septiembre.

Te puede interesar: Fiestas patrias en Yucatán: así se vivió el Grito de Independencia

Fuera de discursos patrioteros y pasiones folclóricas o futboleras, ¿qué implica ser mexicano, el espíritu popular y el orgullo ante los elementos que implican serlo, el sentido de pertenencia a esos mismos elementos?

¿Tendrá que ver con la ideología política, social y religiosa de cada individuo, con su educación, experiencias, valores y sentido de identidad y apropiación cultural?

¿Qué significa ser mexicano?

¿Ser mexicano será defender lo propio ante cualquier influencia contaminante de la pureza del lenguaje o las tradiciones, el patrimonio cultural como los mariachis y los chiles en nogada, rechazar la “otredad”, será rendirle culto a la virgen de Guadalupe?

¿O ser mexicano se circunscribe únicamente en el terreno de la propaganda política?

Carlos Monsiváis, quien dedicó gran parte de su obra a escribir ensayos sobre la identidad mexicana, indica en su ensayo “Identidad nacional, lo sagrado y lo profano” que:

“Según la industria cultural, la Identidad es el catálogo donde se inscriben lujos emocionales, pasiones sublimadas por la fatalidad, alianzas entre raza y destino trágico o cómico, gusto por la muerte, machismo, irresponsabilidad, sentido totalizador de la Fiesta".

"Sin aferrarse al purismo, esta industria comercializa la experiencia colectiva hasta desdibujarse, y luego de breves resistencias llama Identidad al sincretismo".

Interacción de culturas

"Así se da, en las fiestas de noviembre, la interacción del Hallo­ween y el Día de Muertos, que en verdad no convoca a ultraje alguno, porque más mexicano que este Halloween superanaranjado y baratero, ni Tlaquepaque”.

Para Monsiváis, la identidad es fruto de la Historia, de la Revolución Mexicana, de la vida popular, y varía según las necesidades y ajustes a fenómenos como la globalización:

“Al fundirse crecientemente con la cultura urbana, la Identidad Nacional ya no es el corpus de tradiciones, sino la manera en que el instinto colectivo mezcla mitos y hechos de la historia y del día de hoy, computadoras y cultura oral, televisión y corridos".

"Todo con tal de orientarse animadamente en una realidad —la de la globalización— que, de otro modo, sería todavía más incomprensible”.

Alusiones peyorativas

Acerca de lo mexicano, indica que en cierto momento de la historia “la palabra mexicano, el gentilicio del cual ufanarse, contiene las designaciones más bien peyorativas a las que se debe exorcizar con el relajo".

"El populacho se adueñó del término mexicano y lo usó como primera vestimenta, y lo inscribió en el territorio encuadrado por el desmadre y el acatamiento”.

Monsiváis analiza también lo que implica ser “mexicana”.

Destaca que desde la década de los cincuenta la cultura urbana ha sido la sucesión de reacciones frente a la opresión y que las mujeres debieron plegarse al patriarcado.

“Contra las mujeres se acentúan la represión y la violencia urbanas, y lo nacional es aún más injusto y discriminatorio”. Algo que, por desgracia, pese a todo lo ganado en décadas, prevalece hasta hoy en día

Identidad y capitalismo

"El nacionalismo como estrategia, el ser mexicano para rematar en orgullo y virtudes, carencias y desdichas; la identidad de las grandes ciudades y el capitalismo, el mexicano como cuentahabiente, el nacionalismo como una invención que agotó su utilidad…"

"Son muchas las aristas que implican lo mexicano, lo nacional, la identidad, difíciles de responder, cambiantes según los intereses en turno.

Cuando escribió ese ensayo, Monsiváis culpaba a Televisa de ser “el traductor privilegiado de la realidad nacional”.

Sería interesante saber qué opinaría ahora, con la tecnología 5G y las plataformas cada vez más variadas al servicio del entretenimiento y de la configuración de nuevas experiencias y realidades.

ONU vincula a Nicolás Maduro con crímenes de ''lesa humanidad''

elli lilly

Medicamento de Eli Lilly reduce hospitalización por Covid-19, aseguran