in ,

López Velarde en la mirada de José Emilio Pacheco

José Ramón Ruisánchez y Juan Villoro en la presentación del libro “Ramón López Velarde. La lumbre inmóvil”

Retrata a un autor eterno

Una amena presentación en la que se pudieron conocer detalles de la obra de José Emilio Pacheco en relación con el poeta Ramón López Velarde realizaron ayer Juan Villoro y José Ramón Ruisánchez en la Filey.

La presentación del libro “Ramón López Velarde. La lumbre inmóvil” se efectuó por la tarde. Según Villoro, es un inventario bien armado de ensayos de José Emilio Pacheco, y Ruisánchez lo describió como un pequeño diamante en el que se muestra a López Velarde vivo, pues no solo se hace una biografía elegante del poeta, sino que también da a conocer numerosos detalles sobre él.

Ruisánchez dijo que uno de los ensayos trata de “La suave patria”, uno de los poemas más conocidos de López Velarde y que plasma a un México que ya no existe.

En el tercer capítulo, añadió, el autor habla también de Alfonso Reyes y muestra a un López Velarde humano, con defectos personales.

De igual forma se hace referencia a los inicios de la trayectoria literaria del zacatecano, en los que Amado Nervo era uno de los escritores más admirados.

López Velarde cumplió 33 años cuatro días antes de su muerte, ocurrida a causa de una neumonía que contrajo por ir caminando a su casa bajo la lluvia luego de una charla literaria. “Su amor por la ciudad le costó la vida”, apuntó Ruisánchez.

José Emilio Pacheco dedica un poema a López Velarde y en un texto imagina lo que hubiera ocurrido con el poeta de no haber fallecido a tan temprana edad.

En el libro se abordan intimidades del zacatecano y su relación con Margarita Quijano, al igual que referencias difíciles de interpretar en su obra.

Por su parte, Juan Villoro habló de la carta en la que José Emilio Pacheco propone que se salve la casa del zacatecano en Jerez, que se convirtió en biblioteca.

Aseguró que López Velarde no ha dejado de deslumbrar con su musicalidad a diferentes generaciones.— Iris Ceballos Alvarado

Críticas

Juan Villoro recordó que Ramón López Velarde no siempre gozó de admiración como escritor, pues en sus inicios sus textos fueron criticados y tachados de burdos, pueblerinos y reiterativos.

A Alfonso Reyes

Recordó que López Velarde envió a Alfonso Reyes una carta en la que con respeto le decía que lo prefería como ensayista en lugar que como poeta.

Reacción

Reyes nunca le perdonó ese comentario y durante 30 años se dedicó a restar importancia a la obra de su antiguo amigo, que nunca se enteró de la rivalidad porque ya estaba muerto.

Obras

López Velarde escribió “La sangre devota”, “Zozobra”, “La suave patria” y “El son del corazón” (póstumo).

Se registra explosión del Volcán Popocatépetl

Cartón de Tony: Feria del libro de contable