in

Los bufés no serán iguales

Los servicios de bufé deberán adaptarse a una nueva normalidad

Alguien más será el responsable de servir los platos

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Aunque no guste a los clientes, el concepto de comida bufé deberá transformarse a raíz de la pandemia. Los restaurantes brasileños, chinos, americanos o internacionales ya no deberán permitir que cada comensal se sirva los alimentos, sino que en adelante será necesario que haya personal encargado de hacerlo.

Para muchos será molesto que alguien les sirva las porciones, pero que ellos no manipulen la cuchara del guiso no significa que no tendrán oportunidad de repetir las veces que deseen, según dice el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Marco Antonio Buendía.

El directivo explica que, como consecuencia de la pandemia, se diseñó un protocolo por el que los alimentos del bufé deberán estar cubiertos, colocarse una barra “contra estornudo” y domos para los alimentos, y asignarse a una persona el servicio a los clientes.

“El concepto de ‘sin límite’ no cambia, va a haber una persona despachando para que no toquen todos los comensales el mismo cubierto de servicio (…) para evitar la contaminación”, subraya.

Las medidas sanitarias están definidas en el protocolo “Mesa segura”, en el que también se precisa que quien prepare los alimentos no podrá servirlos ni el mesero que entregue los platillos recogerá los platos sucios.

“Un miembro autorizado en específico del staff estará a cargo de servir al comensal. Deberá portar en todo momento careta facial y cubrebocas, así como guantes desechables, los cuales deberán cambiarse cada cuatro horas. Los utensilios de servicio deberán ser lavados, enjuagados y sanitizados periódicamente”, se apunta en el documento.

Sana distancia

De acuerdo con el manual de “Mesa segura”, en la fila del bufé deberá haber un metro y medio de distancia entre comensales y no podrá convertirse en un área de espera.

Tiempo

Marco Antonio Buendía señala que el encargado podrá servir los platillos en menos de un minuto, aunque reconoce que ciertas personas son indecisas y podría tomarles más tiempo.

La multitud cuenta los minutos