in

Los lobos grises se están recuperando

Un ejemplar hembra de lobo gris hace la señal de “reverencia de juego” a un macho de lobo negro en el parque Isle Royale

Su número creció en dos años en un parque de EE.UU.

TRAVERSE CITY, Michigan (AP).— Los lobos grises que fueron trasladados al parque nacional Isle Royale de Michigan para reconstruir su población casi extinta están formando grupos sociales, delimitando el territorio y aparentemente apareándose. Todas éstas son señales alentadoras, pese a que también se reportan grandes pérdidas por causas naturales y peleas mortales.

También se ha alcanzado un objetivo primordial: reducir la manada de alces del parque, que se había vuelto demasiado grande para su propio bien, afirman investigadores de la Universidad Tecnológica de Michigan.

“No están teniendo problemas en encontrar y cazar a los alces, y eso es muy importante”, señala Rolf Peterson, especialista de vida silvestre que ha pasado décadas estudiando la relación entre las dos especies en la cadena de islas del lago Superior. “Pienso que todas las señales son positivas”.

Los datos de los collares electrónicos que usan los lobos y las imágenes de cámaras remotas sugieren que en los últimos dos años han nacido cachorros, aunque el número no está claro, indican expertos del parque y de la Universidad Estatal de Nueva York.

Migrantes

Se cree que los lobos llegaron a la Isle Royale luego de cruzar los puentes de hielo desde Minnesota o desde la provincia canadiense de Ontario a mediados del siglo XX. Luego de asentarse, las cifras de población se mantuvieron en la década de 1920 para después disminuir considerablemente en la última década, principalmente a causa de la endogamia.

Un reporte del equipo de la Tecnológica de Michigan, que contabilizó a los lobos vivos en vuelos de baja altitud en el invierno pasado, asegura que se habían avistado 12 ejemplares. Otros dos que se habían visto anteriormente no se contaron, lo que significa que la población podría ser de 14 lobos.

Dos personas se suicidaron el fin de semana en Mérida

Cartón de Tony: Estrado de damocles