in

Los ojos también pueden resultar afectados

Mario Alberto del Villar Cervera (*)

La especialidad de Otorrinolaringología hacia principios del siglo próximo pasado contemplaba a los ojos dentro del terreno a estudiar.

Por eso la especialidad original era Ojos, Oídos, Nariz y Garganta. Tenía lógica. Padecimientos que suceden en la nariz y los senos paranasales (cavidades circundantes a la nariz) pueden afectar, directa o indirectamente, a las órbitas y su contenido: el ojo.

Cuando se verifica una infección como la sinusitis, ya sea por vecindad o a través de la circulación sanguínea regional, puede extenderse hacia las órbitas, propiciando así una celulitis periorbitaria o un absceso intraorbitario que, amén de poner en riesgo la visión, pueden, por su cercanía al cerebro, generar también una infección intracraneana (meningitis, absceso cerebral, trombosis del seno cavernoso).

Estas situaciones quizá son difícilmente comprensibles para el lector, pero, créanme, ponen en riesgo la vida. Un granito en la nariz, una infección nasal, una sinusitis deben ser tratadas por eso por el médico especialista en Oído, Nariz y Garganta y, quizá, si lo amerita, con la ayuda del oftalmólogo para que se reduzca al máximo el riesgo de complicación.

Otorrinolaringología de niños y adultos. Consultorio 423 de Star Médica. Teléfono 196-15-14.

República al día

feminicida de tahdziú

Los pensionados