in

Mueve las conciencias

La actriz Ashley Bratcher (izquierda) es la protagonista de la película “Inesperado”

Mérida recibe en sus salas de cine a “Inesperado”

La película “Inesperado”, que presenta el crudo testimonio de Abby Johnson, una mujer que durante años llevó la dirección de una clínica en la que se practicaron abortos, ya se exhibe en los cines de Mérida.

“Inesperado” se proyecta en Cinemex Galerías (4:40 p.m., 6:50 p.m. y 9 p.m.), Cinemex Canek (11:05 a.m., 3:05 p.m. y 7:05 p.m.) y Cinépolis Plaza Las Américas (4 p.m., 6:30 p.m. y 9 p.m.). Más información relacionada con los horarios, visitar los sitios web cinépolis.com y cinemex.com.

La película fue estrenada anteanoche en un complejo de cine de Ciudad de México y en lugar de tener luminarias que desfilaran por la alfombra roja, fue un evento inundado por sacerdotes y asociaciones provida.

También asistió Eduardo Verástegui, productor del filme, quien en la alfombra roja de la premiere mencionó que “es una cinta que está apoyada por más de 600 asociaciones en pro de la familia y de la vida”.

Ante el interés que ha generado “Inesperado” en Mérida, Cinemex Canek agregó más funciones.

Aunque la película no cuenta con nombres conocidos en su reparto ni un director de grandes éxitos taquilleros, Verástegui agradeció el apoyo de la gente para una historia que busca mover conciencias.

Eduardo Verástegui conoció hace 10 años a Abby Johnson en Los Ángeles. Ella trabajó en una clínica y participó en más de 20 mil abortos bajo su responsabilidad, incluyendo dos de ella.

Abby Johnson se dedicaba al tema administrativo y de entrenamiento, no era una enfermera o doctora, pero cuando vio un aborto (desde otra perspectiva) la hace cambiar de opinión.

“Inesperado” recaudó en la taquilla en Estados Unidos 12.4 millones de dólares en dos semanas.

La actriz principal, Ashley Bratcher, quien interpreta a Abby, dijo que antes de participar en el filme fue engañada por el mensaje de Planned Parenthood. En aquel entonces consideraba a los niños por nacer como “grupos de células”.

Después de completar la producción de la película, Ashley Bratcher descubrió que su madre estuvo a punto de abortarla durante el embarazo.

El Dr. Anthony Levatino, quien interpretó al médico que aparece junto a Abby en la escena del ultrasonido, es un ginecoobstetra que realizó unos 1,200 abortos antes de convertirse en provida.— Santiago Cortés Pérez

Inauguran la Liga Meridana de Invierno de Béisbol