in

Naró revive sus “días inútiles”

El narrador y poeta Rodolfo Naró habla de su libro “Los días inútiles” (Planeta

Su nuevo libro de poemas, para leer y también crear

Es un recorrido no solo por el amor, aquél que en la adolescencia y juventud muchas veces no es correspondido, el amor silencioso, sino también por el que tiene esperanza. Cada página nos muestra también la magia de la poesía y cómo usarla para expresar los sentimientos con sencillas enseñanzas de estilo, así como espacios para anotar los pensamientos más íntimos del lector y volverlos arte literario.

Todo esto es el libro “Los días inútiles” (Planeta, 2019) del narrador y poeta Rodolfo Naró, cuyo lanzamiento sirve de pretexto para tener una entrevista vía telefónica con el autor, quien vive en Ciudad de México.

“‘Los días inútiles’ es una nueva manera de interactuar con los libros, pues ya no solo se subrayan o escriben anotaciones al calce de lo que siente y cree el autor respecto a la obra, sino que se va más allá para que el lector se apropie de él y lo intervenga: anote y subraye en sus páginas, lo use como diario y realice ejercicios para expresar sus propios sentimientos. Sin duda es un libro-cuaderno”, afirma Naró.

“Los días inútiles” no es un libro nuevo, es una reedición (1996) que contiene los primero poemas de Rodolfo Naró, los que escribió a partir de los 18 años de edad con versos simples en los que narra un amor platónico que busca no sólo la perfección en el ser amado, sino también en la manera de escribir.

Esta nueva edición con Planeta contiene poemas inéditos que se unen a los que el autor busca rescatar y que reflejan las emociones de un joven de 20 años.

Con un formato más interactivo, los lectores —sin importar su edad— no solo disfrutan de la lectura de los poemas, sino que despiertan su creatividad en el género.

“Cuando escribí estos poemas seguía las formas de los grandes autores que me inspiraron, como (Amado) Nervo, (Federico García) Lorca y Manuel Acuña, pero escribía mi versión de los hechos”.

“Platico con la editorial de cómo había comenzado a escribir en la secundaria y preparatoria y pensamos en una obra que interesara a los jóvenes, para que tuvieran un encuentro con las formas clásicas de la poesía mexicana de finales del siglo XIX y principios del XX, pero con un poeta vigente y contemporáneo”, detalla.

A pesar de que los poemas de “Los días inútiles” los escribió hace ya treinta años, la desesperación que refleja en cada línea, las preguntas que se hacía sobre el amor y toda la energía acumulada son las mismas que viven las generaciones actuales.

Lo anterior muestra la vigencia de la obra de Rodolfo con temas como el amor platónico, “algo en lo que los jóvenes, e incluso no tan jóvenes, somos expertos para volver historias”.

Y es que para Rodolfo la poesía ha sido un salvavidas a su paso por la Tierra. “Este libro muestra a un chico a punto de morir o matar y que con la ayuda de los poemas salió adelante en la vida”.

Todos los poemas de “Los días inútiles” los escribió Naró hace tres décadas a una sola musa, Gloria Guerra (la hermana de la compositora y cantante Ely).

“Eran tiempos en que Ely comenzaba a escribir canciones en la universidad y yo me enamoré platónicamente de su hermana, algo que supo muchos años después, pero ya nada podía suceder entre ambos”, recuerda.

“En ese tiempo hubiese sido considerado un acosador: la seguía, le mandaba flores y escribía poemas y cartas, pero ella no lo supo. Podría decirse que era un ‘acosador light y enamorado’”, confiesa entre risas un poco tímidas.

Fue hasta hace cinco o seis años que se atrevió a decírselo, una semana antes de que Gloria se casara…

La pregunta de si la intención de confesar lo que sintió por ella tenía algún propósito se queda en el aire y cambiamos el tema.

Al adentrarnos al género de la poesía, que no es del gusto de la mayoría, sobre todo entre niños y adolescentes —tanto para leerla como para escribirla—, Rodolfo Naró aconseja de forma pausada y amable, como siempre habla: “Escriban a ojos cerrados, viendo su interior. Hay que escribir desnudo, desde las entrañas, lo que lo hace padecer y de esta manera transmitirlo a los lectores para que se sientan identificados con la obra”.

“La sinceridad es fundamental en la poesía”, declara de forma contundente.

Rodolfo Naró vive de tiempo completo de la literatura y lo comprueba publicando un libro al año y con proyectos inmediatos ya casi listos. “Viene la segunda parte de ‘Un corazón para Eva’, para abril del próximo año; dos libros infantiles para una nueva área de Grupo Planeta que tendrá distribución específica y no para el público en general, y un libro de poemas, los que escribí entre 2005 y 2015, para 2021”.

Por si fuera poco, a lo anterior agrega que tiene ya la estructura y escaleta de seis novelas más y material para otros tres libros de poesía. “Si me lo permiten quiero cumplir una década como escritor publicando una obra por año”, señala.

Desde 2015, el entrevistado se siente encarrilado en su carrera literaria, lo que lo hace vivir de tiempo completo como escritor, “algo que todos los que nos dedicamos a esta profesión anhelamos, aunque reconozco que me falta mucho”, concluye.— Renata Marrufo Montañez

El autor

Nació en Tequila, Jalisco, en 1967. Ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) en la disciplina de novela.

Obra poética

Está reunida en “Los días inútiles” (1985-1995) y “Lo que dejó tu adiós” (1995-2005), publicados en México y Argentina. Como novelista es autor de “El orden infinito”, finalista del Premio Planeta Argentina 2006 —considerada una de las mejores novelas de ese año por la revista “Gatopardo”—, “Cállate niña” y “Un corazón para Eva”.

En medios

Actualmente es columnista del periódico “Zócalo” de Saltillo.

¡Síguelo!

El escritor tiene perfiles en redes sociales, como Facebook, Twitter e Instagram.

Conductor intenta ganarle al semáforo y ocasiona un choque

Cartón de Tony: ESA MORGUE LLAMADA PATRIA