in

Niñeras levantan polémica

LISBOA (EFE).— Es un formato con años de experiencia y emitido en más de veinte países, pero un torrente de críticas en Portugal ha frenado su trayectoria de éxito. El programa “Supernanny”, pensado para ayudar a los padres a poner normas a los niños, ha despertado la rebeldía de los adultos lusos en apenas una semana.

La serie ya está bajo el ojo de la Fiscalía y abogados creen posible revocar los contratos con la productora.

Los episodios han desatado quejas en Portugal y las autoridades piensan que son “manifiestamente contrarios al interés superior del menor, pudiendo producir efectos nefastos en su personalidad, inmediatos y a (largo) plazo”, y presentan “un elevado riesgo” de “violar los derechos de los niños” en lo referido a “su imagen, a la reserva de su vida privada y de su intimidad”.

 

María José seduce en Plaza Galerías

Opacado por un retén