in

No dejes inconclusas tus metas para el Año Nuevo

Cynthia Estrada

La idea es ir paso a paso y fijar un objetivo principal

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex).— Luego de las uvas y los buenos deseos llegan los propósitos que lamentablemente nunca se cumplen; a pocos días de haber comenzado el año, las caminadoras se quedan inmóviles y los sendos kilos de verduras y frutas se echan a perder en el refrigerador, se generan grandes expectativas que poco a poco van quedándose solo en promesas.

Uno de los principales propósitos de los mexicanos es comer mejor y hacer ejercicio, sin embargo, es común que las personas se generen propósitos muy fuertes, es decir, se quiere hacer todo de golpe, así que se inscriben al gimnasio, empiezan a comer muy sano, toman más agua…

“Se sienten tan abrumados de todas las cosas que quieren hacer en un mismo momento y terminan no haciendo nada”, señala Cynthia Estrada, Health Coach en salud integrativa, quien explica que en la primer semana del año las personas ponen toda su voluntad en hacerlo todo de manera correcta, por lo que quieren ver resultados de manera casi automática.

Sin embargo, dice, de lo que se trata es de hacer una cosa a la vez; de esta manera, es necesario identificar un hábito de salud al que se quiera llegar y llevarlo a cabo unos 15 días seguidos, incluso hasta un mes, para luego sumar otra acción y así de manera sucesiva; en ese sentido, puntualiza en que se debe tener bien claro el objetivo en el largo plazo, pero vivir en el presente y hacer los cambios graduales y cotidianos.

“Amamos el resultado, pero no amamos el proceso para llegar ahí, entonces, todos queremos tener un cuerpo espectacular, pero no queremos estar en este ‘inter’ de dejar hábitos no saludables, no queremos hacer ese intercambio ni lo que implica”.

La también especialista en salud intestinal explica que es más fácil integrar primero una rutina de ejercicio que comenzar a comer bien, ello, debido a que para esto último es necesario saber más respecto de hábitos alimenticios saludables, las características de los alimentos e incluso la manera de prepararlos para potenciar sus nutrientes.

No así con las rutinas de ejercicios, las cuales se pueden integrar a la vida cotidiana de manera más fácil; así se puede empezar a caminar 30 minutos dos veces a la semana o 15 minutos tres veces, con eso ya se comienzan a notar cambios importantes, “con cosas pequeñas puedes empezar a notar grandes cambios”.

Entre algunas de las recomendaciones fundamentales para migrar a un estilo de vida saludable, señala la importancia de tomar un vaso con agua al despertar, “un simple vaso de agua en las mañanas hace maravillas”, ello, debido a que ayuda a hidratar el cuerpo, mover el intestino y humedecer la materia fecal que pueda estar en los intestinos, ello ante el mismo proceso de depuración que realiza el cuerpo humano durante la noche.

Audiencias en curso

Otro dato para el autoelogio