in ,

No todos son abuelos ni jubilados ni ajenos a los avances tecnológicos

Una de las actividades previas a la pandemia del Programa de Adultos Mayores de la Universidad Marista

No todos son abuelos ni jubilados ni ajenos a los avances tecnológicos: los adultos mayores de México festejarán su día el próximo sábado 28

Se les imagina resistentes a la modernidad, testigos antes que actores de los sucesos, e interesados más en las tareas de la casa que en los viajes como fuente de conocimiento.

Habrá adultos mayores que sean como los retrata la tradición, pero también los hay que continúan ejerciendo su profesión más allá de la edad de jubilación, que desean aprender un tema o una disciplina como lo hace cualquier joven estudiante, que abrazan los avances tecnológicos y que procuran los encuentros con los amigos.

Cuando el próximo sábado 28 se conmemore el Día Nacional de la Persona Adulta Mayor (y por extensión a los abuelos) se celebrará a 15.4 millones de mexicanos con más de 60 años y características diferentes a las de aquéllos que habitaban en el país hace una década.

“En algunos países ya se habla de prevejez, vejez y posvejez porque el adulto mayor, que en nuestro país es el mayor de 60 años y en otros, de 65, tiene un perfil completamente distinto al de hace 10 años”, indica Raúl Diego Rivera, maestro en Ciencias y coordinador del Programa de Adultos Mayores de la Universidad Marista de Mérida.

“No sé en qué momento consideramos que el adulto mayor necesariamente es abuelo; hay abuelos de 52 años y a algunos adultos mayores no les gusta que los cataloguen como los abuelitos porque ni siquiera lo son”.

El cambio no es solo de percepción, sino también legal. “Antes la jubilación era a los 60 años y ya es a los 65”, cita Raúl Diego como ejemplo. “Muchos que tienen la posibilidad de aportar no se sienten los adultos mayores que dicta el ‘edadismo’: que usan bastón o están ‘de salida’. Muchos no se sienten así, sino que pueden seguir dando”.

“Hay todo un nuevo perfil del adulto mayor”, reitera el maestro en Ciencias. “Tiene que ver con que el promedio de vida aumentó y hay gente que aún trabaja: médicos, profesores, diseñadores, conductores de maquinaria, de vehículos que tienen buena condición física. Lamentablemente, también hay gente que en esta parte de su vida no la está pasando bien por temas laborales y de salud”.

Actualizados

La manera de ser del adulto mayor actual se refleja asimismo en la relación con los familiares, pues los que son abuelos tratan de estar actualizados en los avances tecnológicos “para no perder la relación, sobre todo con sus nietos”, señala Raúl Diego.

En el Programa de Adultos Mayores de la Marista (www.marista.edu.mx/adultos-mayores), que surgió hace 12 años, son testigos del cambio de ideas en y sobre la tercera edad por lo observado entre los participantes en su Diplomado en Formación Humana Integral, por ahora virtual debido a la pandemia.

Para Martha Rivero Lazcano, maestra en Ciencias de la Educación y coordinadora de Educación Continua de la casa de estudios, el interés en esa actividad y otras iniciativas vigentes hasta antes de la crisis sanitaria confirma que esta etapa de la vida “no es el final, sino el momento en que puedes desarrollar otros aspectos” que no se habían atendido.

Sin embargo, esa motivación no exenta a los adultos mayores de resultar especialmente afectados por la pandemia del Covid-19, que para ellos, señala, ha significado “una vida en aislamiento interior y una sensación de vulnerabilidad”.

“Todos los espacios para encontrarse con el otro quedaron cancelados” con la emergencia sanitaria, recuerda la maestra en Ciencias de la Educación, que expone lo sucedido con los alumnos inscritos en el Diplomado en Formación Humana Integral: “Los que estaban acostumbrados a venir presencialmente se dieron de baja cuando las clases se hicieron por Zoom; pero los que entraron en enero de 2021, que llegaron a un mundo virtual después de 8 meses de pandemia, decían lo contrario, que este espacio los salvó porque estaban muy tristes y completamente aislados”.

Si se habla de desafíos, Raúl Diego observa cuatro en relación con la tercera edad en la actualidad: el respaldo financiero, “porque no todos tienen la cápsula protectora de la jubilación o nacieron en familias de recursos económicos”; el rechazo social, una realidad que retrata la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis); el acceso a la atención de la salud y la aceptación por la familia, porque en algunas “los ven como carga”.

Martha Rivero considera que uno de los retos de los adultos mayores es “encontrar identidad en un nuevo momento de vida en el que hay mucho para dar” y, con base en las características físicas que en la actualidad se tienen, lograr que esa existencia cuente con un propósito.

En esto juegan un papel las nuevas generaciones, que pueden crear entornos saludables para los adultos mayores desde la escena pública y la casa. “Se podrían hacer adecuaciones en la dinámica del hogar, en los espacios físicos de la casa. Adoptar una actitud más preventiva: ¿cómo abrir la mirada desde temprana edad a la empatía con el adulto mayor?”, cuestiona.

“En la medida en que construyamos entornos amigables para crecer, vivir y trabajar será mejor para todos”, subraya. “Hacer eso lleva a preguntas más concretas: si es un tema de gobierno, de cambios estructurales, de cambio de dinámicas en la familia, para qué y cómo involucrar a los abuelos”.

Una pregunta por responder es “¿cómo podríamos cambiar el prejuicio sobre la vejez? porque todo el sistema mediático invita a lo contrario”.

Raúl Diego coincide en la necesidad de un cambio de perspectiva y añade la de involucrar más a los adultos mayores en la vida social y pública, sobre todo cuando se anuncien proyectos dirigidos a ellos.

“Es importante la participación en las políticas públicas, no solamente pensando en nosotros sino también en los que vienen”.— Valentina Boeta Madera

“Muchos que tienen la posibilidad de aportar no se sienten los adultos mayores que dicta el ‘edadismo’: que usan bastón o están ‘de salida’. Sienten que pueden seguir dando”

degrado

Yucateco acusa de negligencia a hospital de Cancún; teme por la vida de su pareja

Se exponen al Covid al ir por consulta en Tizimín