in

Nueva misión a astronautas

Los astronautas de la NASA Andrew Morgan y Luca Parmitano

Culmina años de trabajo para un espectrómetro

CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP).— Dos astronautas hicieron una caminata espacial, ayer, a fin de instalar unas nuevas bombas de refrigeración en un detector de rayos cósmicos ubicado afuera de la Estación Espacial Internacional.

La caminata es la tercera en casi tres semanas para el italiano Luca Parmitano y Andrew Morgan de la NASA. También culmina años de trabajo para arreglar el Espectrómetro Magnético Alpha.

Los astronautas deben conectar cuatro bombas nuevas al espectrómetro, que está paralizado sin un sistema de refrigeración adecuado. El espectrómetro de 2,000 millones de dólares lleva ocho años y medio en el espacio buscando antimateria y materia oscura.

La NASA comparó la serie de caminatas —la más compleja desde las misiones para el telescopio espacial Hubble— con una cirugía a corazón abierto.

El espectrómetro no está diseñado para reparaciones como estas.

El centro de control de misión pidió a los astronautas “cuidar muy bien” las bombas, cuando emprendían la tarea.

Síguenos en Google Noticias

“Se convirtió en un botín”

Cartón de Tony: El Cortacaminos