in

Nuevo mundo, no nueva normalidad

Amigos se ejercitan juntos en una playa de Marsella

Salud y Vida

Por Yeusví Maley Flores Cazola (*)

Con 59 días recorridos desde el inicio de la Jornada de Sana Distancia, el 1 de junio debe ser el día más esperado para todos los mexicanos.

Sin embargo, la llamada nueva normalidad establece una reintegración a las actividades cotidianas de manera paulatina, organizada, normada y con tantas indicaciones y precauciones que la palabra “normal” dista mucho de poder utilizarse como adjetivo calificativo.

Si bien esta pandemia nos ha permitido analizar y reacomodar nuestra escala de valores en muchos sentidos, todos estaremos de acuerdo en que la crisis sanitaria se ha extendido tanto que los brazos de la misma se encargaron de manera paralela de provocar un caos económico de importancia. México entero ha sido víctima de esta pandemia, a la cual le hemos hecho frente de manera histórica.

A unos días de conocer las nuevas pautas normativas que permitirán la reactivación económica y el regreso a nuestras vidas, debemos hacer conciencia de que el mundo no será el mismo.

En tan solo unos meses la madre naturaleza se encargó de recordarnos su poder y el ínfimo lugar que ocupamos en el mundo. Igualmente aprendimos la responsabilidad que tenemos en el cuidado de nuestra salud y la importancia de estilos de vida que nos provean de mejores herramientas para enfrentarnos a la nueva normalidad. Las muestras de afecto se destinarán de manera exclusiva a aquéllos cuya existencia brinde un significado a nuestra vida, dejando a un lado las pautas socialmente establecidas.

Las mamás estrecharán lazos de amor con los recién nacidos con mucho más ahínco y cuidado antes de exponerlos al mundo. Los hábitos saludables no serán una moda pasajera o característica particular de un grupo reducido de personas, sino que será un ejercicio consciente de responsabilidad con el propio cuerpo.

La reestructuración financiera familiar contemplará en más hogares el rubro del ahorro y las citas médicas de prevención. La tecnología tomará mayor control sobre nuestras vidas irrumpiendo en rubros en los que antes era poco concebible.

Todo lo anterior para entender que la nueva normalidad no existe, que la madre naturaleza borró de tajo nuestros errores y, amable como siempre, nos brinda la oportunidad de reconstruirnos por completo, con la certeza absoluta de que conocemos el caos, el camino para llegar a él y la esperanza infinita de que el aprendizaje nos permita crear un mundo nuevo y no una nueva normalidad.

Facebook, YouTube, Instagram y Twitter: @DraYeusviFlores. drayeusviflores@gmail.com. Página web: www.drayeus.com.

 

 

Por malas lecturas eléctricas

Vigilancia en el reparto de ayuda