in

Oración, un diálogo personal con Dios

Foto: Megamedia

Herminio J. Piña Valladares(*)

El dialogo es necesario en la vida de las personas, es una forma de comunicarnos, expresar nuestros sentimientos, estado de ánimo, transmitir nuestras preocupaciones. Así también la oración es una forma de comunicarnos con Dios. La oración es un dialogo personal con Dios que nos ama, le comunicamos nuestras tristezas, alegrías, problemas, nuestras necesidades, él nos escucha y por medio del Espíritu Santo nos ilumina.

El señor Jesús sabe que el ser humano pasa por diferentes etapas o estados de ánimo, por consiguiente la manera de comunicarnos con Dios es variada, por eso existen diferentes modalidades para orar.

La más frecuente es la oración de petición, en la que solicitamos a Dios por nuestras necesidades, dificultades, por la salud, situaciones económicas, problemas y porque creemos en el poder, en el amor infinito de Dios y nace el sentimiento de confianza para pedir su intercesión por los favores solicitados.

La oración de alabanza surge cuando contemplamos las actuaciones de Dios en nuestras vidas y al sentirnos agradecidos, deseamos decirle al Señor: “Gracias te damos por… Bendito y alabado, Dios mío qué grande eres”.

El padre Ignacio Larrañaga en el libro “Encuentro” nos menciona diversas modalidades de oraciones: La de abandono, que es una ofrenda silenciosa y amorosa de todos los sucesos dolorosos, enfermedades o problemas y al depositarlos en las manos del Padre obtenemos la paz. La oración comunitaria utilizada en los grupos apostólicos tiene las siguientes características: es espontánea, en voz alta y alternadamente.

La oración escrita consiste en redactar los pensamientos que queremos decirle a Dios. La lectura meditada consiste en apoyarse en libros de preferencia la biblia o el evangelio del día, leer despacio y confrontándolos para formar criterios de vida.

La oración es una experiencia única y necesaria como el aire que necesitamos para poder vivir; solo acudiendo a la invitación que Dios nos hace descubrimos que no estamos solos y que todo un Dios no ama, nos escucha, nos espera para dialogar con Él y ayudar a nuestros hermanos.

Abogado y asesor jurídico. Herminio José Piña Valladares hjpvdirector@ hotmail.com

Confirman 12 personas muertas en emboscada a familia del activista Julián LeBarón

“Cuidaremos su memoria”