in

Osteoartritis, una enfermedad incapacitante

La osteoartritis es la enfermedad reumática que se atiende con más frecuencia en el consultorio médico

El dolor, la inflamación y la discapacidad son tres de las características de la osteoartritis, una enfermedad crónica que puede iniciarse desde los 20 años, pero no es sino hasta dos o tres décadas después que comienza a manifestarse con signos como los ya citados, que de no tratarse pueden llevar a un mayor deterioro y causar discapacidad.

Así lo manifiesta el Dr. Federico Sandoval, especialista en enfermedades reumáticas y osteoartritis, quien destaca que este padecimiento es el más común de atender en el consultorio en cuanto a enfermedades reumáticas se refiere: recibe un caso de artritis reumatoide, uno de gota reumática y hasta 11 ó 12 de osteoartritis.

Diagnóstico

Es un padecimiento crónico, es decir no se cura, solo se controla. Su diagnóstico se realiza cuando el paciente acude a consulta a causa del dolor que la enfermedad causa en las articulaciones, y por las consecuencias del avance de los síntomas que causan discapacidad, pues la persona empieza a tener problemas para subir escaleras, sentarse o agarrar cosas con las manos dependiendo del área afectada y su grado de avance .

La discapacidad además deprime, sobre todo a aquellas personas que viven solas.

La rigidez matutina es uno de los síntomas claros de la osteoartritis, pero después de media hora el paciente comienza a sentirse mejor.

Rodillas, caderas y manos son las áreas en las que es más frecuente la osteoartritis, pero también puede presentarse en los tobillos, hombros o espalda.

El progreso de la enfermedad es lento, explica el especialista, pues se puede comenzar a gestar desde los 20 años, y pueden pasar 20 ó 30 años más para que se empiece a tener manifestaciones clínicas, por lo que es más común que en personas a partir de los 50 años. A más edad, mayor el porcentaje de personas que padecen osteoartritis, como sucede con otras enfermedades.

Cuando los síntomas se hacen presentes el avance del deterioro de las articulaciones es muy rápido, y por ello la importancia de acudir al médico para ser diagnosticado y tratado, a fin de frenar o retardar el avance del padecimiento y el deterioro que causa discapacidad.

Al igual que sucede con la artritis reumatoide, la osteoartritis es mucho más frecuente en mujeres que en hombres, por lo que ser mujer es un factor de riesgo, al que se suma la edad, el sobrepeso u obesidad y la genética, pues si ha visto que si en la familia hay personas que la padecen aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad.

Mitos

Algunos mitos sobre la osteoartritis es que el sobrepeso u obesidad causan daño a los cartílagos y articulaciones por el exceso de peso que tienen que cargar, pero ahora se sabe que no es así, aunque sí hay una relación entre la gordura y el padecer osteoartritis, que tiene que ver con que el exceso de grasa produce unas sustancias que causan inflamación y dañan las articulaciones.

También se cree que el desgaste del cartílago es lo que causa el padecimiento, pero en realidad es la inflamación lo que hace que se dañe el cartílago que al desgastarse comienza a causar dolor.

El tratamiento varía de acuerdo con el tipo de osteoartritis que se padezca y las áreas afectadas, pero suele incluir medicamentos para el dolor (analgésicos) y la inflamación no esteroideos, y hay otras alternativas, que aclara no se refiere a los productos “milagro” como cremas, tés u otros, sino a tratamientos médicos, como el uso del ácido hialurónico, por ejemplo.

Se estima que en el país hay 52 millones de personas con osteoartritis, de acuerdo a los datos de 2020.

El Dr. Sandoval indica que debido al confinamiento por la pandemia los pacientes no salen de casa y eso ha causado que presenten un mayor grado de rigidez, aunado a que por la crisis económica muchos han dejado parcial o totalmente su tratamiento.— Iris Ceballos Alvarado

De un vistazo

Pacientes

El 13 % de los pacientes con osteoartritis es asintomático, pero de 13% a 20% puede llegar a sufrir una discapacidad severa.

Enfermedad crónica

El doctor Federico Sandoval, especialista en enfermedades reumáticas y osteoartritis, enfatiza que el padecimiento no se cura, de manera que como cualquier otra enfermedad crónica el paciente debe tener tratamiento de manera permanente. En algunos casos cuando se logra el control, es posible reducir los medicamentos un tiempo, pero invariablemente tendrán que continuar con la medicación.

La humedad

Hay aspectos ambientales que no pueden ser controlados y afectan a los pacientes, como el nivel de humedad: los enfermos de osteoartritis que viven en Yucatán padecen dolores debido al elevado porcentaje de humedad que aquí se presentan.

Mayor cuidado animal

Gustavo Rodríguez Vega: Homilía del I domingo de Cuaresma