in

Crecen las cifras de cáncer de próstata

El cáncer de próstata

Padecer el cáncer de próstata no significa muerte

El cáncer de próstata es el más frecuente en hombres a nivel mundial, y por ende en México, pero en Yucatán es la tercera causa de muerte por cáncer en hombres, superado por los cánceres de hígado y vías biliares y de pulmón.

El Dr. Rodrigo Pacheco Pérez, oncólogo clínico, abunda que este cáncer a pesar de ser el más frecuente en hombres a nivel mundial, no es el más mortal, pues la mayoría de los pacientes con cáncer de próstata fallecen por otras causas.

Sin embargo, en México ocupa el primer lugar como causa de muerte por cáncer en varones, mientras que en el Estado, es el tercero.

La edad es uno de los factores de riesgo más importantes para padecer esta enfermedad: después de los 55 ó 60 años se alcanza el pico de incidencia de este mal. En hombres de 80 a 90 años, el riesgo es de 70%, pero la mayor parte de los tumores de próstata en etapas muy avanzadas de la vida no son clínicos y no se detectan. Los tumores en esas edades suelen ser pequeños y no dan síntomas de ahí que no se detecten.

Se sabe que es así porque en autopsias se busca intencionalmente el cáncer de próstata y esto es lo que ha permitido obtener los datos antes citados, aunque el paciente nunca haya sido diagnosticado, y haya muerto por otra causa.

Otros dos factores de riesgo para padecer cáncer de próstata es la raza: los de raza negra suelen tener tumores a más temprana edad y más agresivos; y los factores heredo-familiares, que refiere a que si el papá o el abuelo tuvieron cáncer de próstata hay que tener en cuenta que el hijo tiene el riesgo de padecer la enfermedad.

Respecto a los síntomas, Pacheco Pérez apunta que la obstrucción urinaria crónica es uno de los síntomas iniciales —aunque esto puede ser causado por otras enfermedades—, también debe tomarse como alarma si hay dolor al orinar, incontinencia urinaria, goteo y la necesidad de pujar para que salga el chorro de orina.

El diagnóstico se hace con la medición de antígeno prostático en sangre, se valora el tacto rectal y si es necesario ultrasonido o resonancia magnética. Según los resultados, se decide hacer o no una biopsia para confirmar o descartar el cáncer.

La detección oportuna es un tema polémico, indica el especialista, pues hay discrepancias respecto a si sirve hacer la prueba de antígeno prostático cuando no hay síntomas debido a que los estudios no han demostrado en forma sólida que disminuya la mortalidad.

No obstante, se recomienda que los hombres se hagan esta prueba a partir de los 50 años en pacientes con un riesgo promedio, y en el caso de quienes tienen familiares de primer grado que hayan padecido este cáncer, la sugerencia es hacerse la prueba a partir de los 45 años.

Las posibilidades de sobrevida son buenas cuando hay una detección temprana, a pesar de que haya una incidencia tan alta del padecimiento.

Las opciones de tratamiento son las prostatectomía radical, que puede hacerse de forma laparoscópica y también en el país hay la opción de cirugía robótica, opciones que disminuyen las secuelas de la cirugía, ya que puede presentarse incontinencia urinaria, disfunción sexual y dolor crónico.

Otra opción es la terapia con radiación dirigida a la próstata, que tiene algunos efectos secundarios, pero la intención es curativa en etapas tempranas.

La parte hormonal juega un papel importante, por lo que en algunos casos durante la radiación o el transcurso del tratamiento se da a los pacientes medicamentos que bloquean los andrógenos en forma temporal, lo cual ayuda al control de la enfermedad.

En los casos en los que se presenta metástasis la terapia hormonal de primera y segunda generación es la indicada.

La sobrevida a cinco años cuando el cáncer se detecta en etapas tempranas es de alrededor del 80% o 90 %, un porcentaje alto en comparación a otros tipos de cáncerm finaliza el oncólogo.— Iris Ceballos Alvarado

Te puede interesar: Relación del VPH y el cáncer en la piel

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para el cáncer de próstata son la prostatectomía radical, que puede hacerse de forma laparoscópica y la cirugía robótica, que disminuye las secuelas de la cirugía, ya que se puede presentar incontinencia urinaria, disfunción sexual y dolor crónico. Otro método es la terapia con radiación dirigida a la próstata, que tiene algunos efectos secundarios, pero puede ser curativa en las etapas tempranas de la enfermedad.

Hormonas

Durante el tratamiento la parte hormonal es importante, por lo que se puede ofrecer al paciente medicamentos que bloqueen los andrógenos en forma temporal, que ayuda al control de la enfermedad.

Te puede interesar: Comunidad de Yobaín realiza desfile conmemorativo al cáncer de mama

Cartón de Tony: Derrochef

Llega al Congreso la iniciativa de venta de licor las 24 horas