in ,

Pide no ser juzgada por su oscuro pasado

Verónica Meléndez

Muestra Verónica Meléndez una faceta reflexiva

“No se puede andar por la vida juzgando a las personas por cómo son y lo que hacen si no se conocen las causas que han forjado la personalidad. Es como los libros: no se pueden juzgar por la portada”, señaló Verónica Meléndez, “Mujer Luna Bella”, quien anteanoche presentó su primer libro autobiográfico en el marco de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey) 2019.

Verónica Meléndez habló de lo que ha sido su faceta como escritora, gracias a la cual ha tenido la oportunidad de compartir sus orígenes y de que el público conozca quién es ella desde una perspectiva más humana, una suerte de “descubrir el rostro oculto de la Luna”, como ella misma lo define.

“Escribir me ha permitido exteriorizar lo más íntimo de mí, lo que llevo en mis adentros, mis memorias, mis recuerdos, lo difícil de mi niñez, el maltrato, el abuso, mi llegada a los antros, mi paso por la prostitución, el alcohol, las drogas, la pornografía, la paulatina destrucción de mi cuerpo y mi dignidad, las veces que he estado al borde de la muerte; pero también mis sueños, mis ilusiones, mis pocas alegrías y mi despertar al amor auténtico, a la ternura, a una relación estable y hermosa con mi pareja”, afirmó.

Explicó que al principio cuando “Luna Bella” salió a la venta las críticas y los comentarios negativos llovieron, mucha gente hablaba mal del libro sin haberlo leído, incluso cuestionaban la seriedad de la editorial al publicar el título; sin embargo, las cosas cambiaron con el paso del tiempo y hoy día “Luna Bella” es un libro que mucha gente aprecia y del que habla en buenos términos.

“Yo quiero que la gente sepa lo que pasé para que no le ocurra lo mismo, en ese sentido me da una gran alegría el saber que el libro se mueve y está siendo un éxito”, dijo.

Tan satisfecha está con lo logrado que ya está pensando en un segundo libro, cuyo título tentantivo es “Luz de Luna”. “Pienso que un segundo libro cierra el ciclo autobiográfico de ‘Mujer Luna Bella’: con este primero presento la parte oscura de mi persona y en el segundo la parte luminosa, los cambios que he experimentado en mi vida en los últimos tres años. Ahora tengo 27 años de edad y he visto la muerte de cerca tres veces, creo que si Dios me da una cuarta oportunidad para seguir en esta vida es porque quiere hacer algo muy bueno conmigo y eso me motiva a mejorar como persona, a bajarle a los excesos, salirme del alcohol, la droga, la pornografía”, expuso.

Hoy día Verónica Meléndez muestra en sus redes sociales su espiritualidad, su faceta más calmada, romántica, poética y reflexiva; pero también tiene un perfil en el que explora el erotismo y por el cual recibe ganancias. “Las cuentas se tienen que pagar”, finalizó.— Emanuel Rincón Becerra

Reconocen el legado de Tito y Tita en el teatro guiñol

Yucatán, con tres campeones con el cubo de Rubik