in

Piden ayuda de la autoridad a favor de los cubrebocas en EE.UU.

Una tienda de historietas en Buenos Aires hace sutil invitación

Debe ser obligatorio

NUEVA YORK.— Las grandes cadenas minoristas de Estados Unidos pidieron en una carta a los gobernadores que ordenen que todas las personas que acudan a las tiendas usen cubrebocas.

La Asociación de Líderes de la Industria Minorista (RILA), que representa a Target, Home Depot y otras cadenas, cree que la divergencia de normas en el país confunde a los clientes y genera conflictos con los trabajadores al momento de aplicar las reglas de los negocios.

La Asociación Nacional de Gobernadores informó ayer que sus integrantes están analizando la misiva y solicitudes similares de otros grupos minoristas, según reporta la agencia The Associated Press.

En redes sociales se han compartido vídeos de enfrentamientos entre compradores a los que se pide que usen cubrebocas y los empleados que tienen órdenes de asegurarse de que lo hagan.

“Los minoristas están alarmados por los casos de hostilidad y violencia que los empleados de primera línea experimentan por una minoría de clientes”, dijo Brian Dodge, presidente de RILA.

En una carta a la Asociación Nacional de Gobernadores, RILA solicitó que se exija el uso de cubrebocas en público o mientras se hacen compras. Según el organismo, menos de la mitad de los estados norteamericanos ha hecho obligatorio ese uso en lugares públicos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que las personas se cubran la boca y la nariz cuando estén cerca de otros para reducir la propagación del virus que causa el Covid-19.

Por su parte, Angela Merkel, canciller de Alemania, se pronunció a favor de mantener la obligatoriedad del cubrebocas en espacios públicos donde no se pueda guardar la distancia mínima, con lo que respondió al debate sobre un pronto levantamiento de esa medida al menos en comercios.

Irrenunciable

El portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, reiteró la postura del gobierno de que en cualquier lugar de la vida pública donde la distancia mínima no quede garantizada “los cubrebocas son un medio importante y, desde el punto de vista actual, irrenunciable para mantener bajo el número de contagios”.

De acuerdo con la agencia EFE, el funcionario recordó que la mascarilla sirve para protegerse a uno mismo y los demás, por lo que “ya sea en el autobús, en el metro o en el comercio, la idea es mantener la obligatoriedad de llevar mascarilla”, más en vacaciones de verano, durante las cuales la movilidad de nuevo aumenta.

Señaló que mucha gente está viajando y que regiones con un número reducido de contagios del virus están recibiendo a personas de otras partes del país.

“Esta nueva movilidad es de celebrar, nos facilita la vida y la hace más bonita, pero tiene que ir acompañada del cumplimiento de las reglas que en los últimos meses y hasta ahora nos han ayudado tan bien en la lucha contra la pandemia”, subrayó en alusión al distanciamiento, la higiene de manos y el uso del cubrebocas.

Norbert Walter-Borjans, copresidente de los socialdemócratas, socios de coalición del bloque conservador de Angela Merkel, se pronunció en contra de renunciar a la mascarilla en el pequeño comercio.

Su empleo “es una exigencia, pero no una exigencia exagerada”.

El ministro de Sanidad, Jens Spahn, escribió en su cuenta de Twitter que entiende “la impaciencia y el deseo de normalidad”.

“Pero el virus sigue aquí. En los espacios cerrados en los que la distancia necesaria no está siempre garantizada, la mascarilla sigue siendo conveniente. Así nos tenemos en cuenta y protegemos los unos a otros”.

 

Mascarilla Polémica

En Alemania, hace unos días se inició el debate sobre el uso obligatorio del cubrebocas.

A favor

El ministro de Economía del estado de Mecklemburgo-Antepomerania, Harry Glawe, se pronunció a favor de dejar de hacerlo obligatorio.

A la baja

“Si el número de contagios sigue siendo tan reducido, no veo motivos para mantener el uso obligatorio de la mascarilla en los comercios”, consideró.

Fuente: EFE

 

Impacto previo al Covid-19

La trinidad periodística