in ,

''Plaza Sésamo'', ejemplo de televisión educativa que sigue vigente

©2020. Sesame Workshop. All rights reserved

Con “Plaza Sésamo” aprender es divertido

Para encontrar las claves de la vigencia de “Plaza Sésamo”, una de las experiencias de uso de la televisión con fines educativos de éxito comprobado, hay que buscarlas en los cambios sociales, los formatos de interacción y el equipo creativo.


Lee también: ¿Se puede realmente educar por medio de la televisión? Sí, pero...


La suma de estos factores sostiene la popularidad y el prestigio de un programa que comenzó a transmitirse en 1969, ahora llega a 150 países y cuenta con una treintena de producciones locales.

©2020. Sesame Workshop. All rights reserved

En el transcurso de medio siglo los personajes del show de televisión han saltado a otras series y plataformas, en las que siguen contribuyendo al objetivo de Sésamo de ofrecer experiencias educativas a través de medios de comunicación.

“Plaza Sésamo” llega a la mente y las emociones

©2020. Sesame Workshop. All rights reserved

En Sésamo al niño se le concibe como una persona integral cuyos diferentes ámbitos deben estar en equilibrio. Es por esa razón que los contenidos didácticos se dirigen no solo a su intelecto, sino también a sus emociones, explica Julieta Guzmán Acevedo, gerenta de educación e investigación en México de Sesame Workshop.

“Para nosotros sería imposible pensar en aprendizaje si no lo hiciéramos dentro del desarrollo socioemocional de niñas y niños”, indica al Diario.

“Si no trabajamos con las emociones no podemos tener aprendizajes significativos. Gran parte de nuestra currícula consiste en enseñar tanto a los adultos como a los niños a manejar y expresar sus emociones”.

El aprendizaje lo entienden como una actividad que debe ser placentera, “que el niño y la niña disfruten plenamente, les sea divertida, porque de esa manera es más significativa y duradera”.

A sabiendas de que el pequeño adquiere información al ser expuesto a cualquier programa de televisión, en Sésamo trabajan con la mirada puesta en la calidad y la intención de los contenidos, dice Guzmán Acevedo.

“Cuando producimos las series nos preguntamos ¿qué es lo que los niños en este contexto necesitan? Eso se transforma en los mensajes que nuestros personajes les dan”.

“No queremos sustituir lo que pasa en la escuela, sabemos el gran beneficio que tienen las interacciones en el desarrollo de niñas y niños”, subraya. “Pero en este contexto tan difícil (a causa de la pandemia) podemos ser una alternativa para, sobre todo, apoyar a los adultos que acompañan a los niños para que sigan fomentando el aprendizaje en sus casas”.

Contenidos efectivos para el aprendizaje

©2020. Sesame Workshop. All rights reserved

Con ella coincide Brenda Campos Nesme, directora de Impacto Social de Sesame Workshop para Latinoamérica.

“No pretendemos sustituir el trabajo que hacen las educadoras en el aula directamente con los niños”, advierte, antes de señalar que en la situación actual los contenidos de Sésamo pueden ser efectivos para promover el aprendizaje en el tiempo que se pasa frente a una pantalla.

Recuerda que “Plaza Sésamo” surgió “como un experimento y una innovación” para reducir la brecha educativa entre los alumnos de primaria que pasaban por el preescolar y los que entre los 2 y 5 años se quedaban en casa. Pensando en estos últimos se planteó la pregunta: “¿De qué manera podemos aprovechar la televisión para llevarles aprendizaje?”.

“El programa ha sido evaluado numerosas veces”, agrega. “Hay algunos estudios a nivel global que han identificado el grado de aprendizaje de los niños que ven ‘Plaza Sésamo’, ‘Sesame Street’ o las versiones de la India, de Sudáfrica... Los resultados indican que los niños que lo ven de manera consistente tienen una ganancia en el aprendizaje de 16 puntos porcentuales. En algunos contextos es equiparable a programas de intervención directa en aula”.

©2020. Sesame Workshop. All rights reserved

Tres claves de la vigencia

Campos Nesme atribuye a tres factores la vigencia de Sésamo. Uno es que “nos hemos movido con los tiempos; a medida que las necesidades de contenido han cambiado, Sésamo ha ido incorporando, reaccionado o anticipándose en ocasiones a los mensajes”.

Cita como ejemplo la creación del personaje de Kami, portadora del virus de inmunodeficiencia humana, para la versión de “Plaza Sésamo” en Sudáfrica, país con la cifra más alta de contagios de VIH en el mundo.

Julia, por su parte, permite abordar el autismo y Karli, los desafíos que afrontan los hijos de adultos con adicciones. El programa “¡Listos a jugar!”, que enseña hábitos saludables, se lanzó en específico para Hispanoamérica. “Hemos ido respondiendo a los contextos en que vivimos”, apunta.


Te puede interesar: La señal WOW! es un misterio, pero quizá no del tipo extraterrestre


A la permanencia de Sésamo también contribuye que “intentamos llegar a la audiencia donde la audiencia está”, indica Campos Nesme. “Más allá del programa de televisión, que es quizá el más conocido por la mayoría de las personas, desarrollamos contenidos y programas de impacto social que llegan directamente a familias y niños de diferentes maneras en un ecosistema de interacciones”.

Eso significa transmitir mensajes, además de la televisión, por radio, aplicaciones, juegos digitales, incluso aulas y centros de desarrollo infantil. “Trabajamos mucho de la mano de gobiernos para fortalecer las capacidades de los educadores para tratar ciertos temas y desarrollamos contenido para que se trabaje directamente con familias y niños en centros de enseñanza”, explica.

“En respuesta al Covid y el aprendizaje a distancia hemos lanzado una estrategia por WhatsApp; a través de este mecanismo estamos distribuyendo actividades para hacer en casa y tips de crianza”.

Una tercera clave de vigencia es que “nuestros personajes están muy bien posicionados y tienen una conexión emocional con las audiencias”, afirma. “Son tantos años los que hemos estado en la región que los personajes y el contenido que desarrollamos gozan de confianza”.

Personajes que se identifican con el espectador

En ese sentido, Julieta Guzmán destaca que los personajes de Sésamo “hablan directamente a las niñas y los niños, hay un proceso de identificación muy fuerte; el mensaje es totalmente pertinente para la persona a la que está destinada”.

©2020. Sesame Workshop. All rights reserved

Que la audiencia principal sea la niñez no impide a Sésamo abordar temas complejos y hacerlo superando barreras culturales. “Nos interesa el desarrollo integral de los niños y eso no se pone a consideración”, enfatiza Brenda Campos. “Pero hay temas que tienen muchas aristas y trabajamos muy de la mano de expertos que los tratan directamente con las comunidades de los países” donde se transmiten los programas.

“Identificamos lo no negociable: queremos promover la diversidad, la tolerancia, la colaboración, la parte socioemocional, la parte cognitiva, la salud.., y encontramos la manera de que se cuente desde la narrativa local”.

La identificación con la población de un país está detrás de la creación de algunos nuevos personajes, como Abelardo, Lola y Pancho en la versión mexicana de “Plaza Sésamo”. Sin embargo, no hay planes de expandir mucho el universo de figuras, admite Campos Nesme.

Los personajes juegan un papel central en el entretenimiento educativo de “Plaza Sésamo”. “Usamos el humor y los elementos de una narrativa atractiva para la audiencia”, expresa.

“Lo que es fundamental para nosotros es que somos entretenidos, los niños ven los programas porque les gustan los personajes y lo que hacen; aprenden porque hay una intención en los guiones pero no los ven para educarse, ése es el corazón del ‘edutainment’: tomar los elementos de cualquier otro formato de entretenimiento y darles una intención educativa”.

©2020. Sesame Workshop. All rights reserved

Programas para mayores...

Ya que el nuevo ciclo escolar se basará en clases por televisión para todos los niveles académicos, ¿se podría pensar en un proyecto similar a “Plaza Sésamo” dirigido a personas de más edad? Julieta Guzmán considera que sí, siempre que se adapte a los intereses y el lenguaje de esos grupos de población.

Ya lo han probado con programas sobre hábitos de higiene que involucran a niñas que comienzan el ciclo menstrual y contenidos —transmitidos por muppets adultos— para mamás, papás y cuidadores.

“No pensamos en niños que están solos frente a una pantalla, sino que hay un adulto acompañándolos”, afirma Guzmán Acevedo. “Últimamente nos hemos movido a atender a niños de cero a tres años y los contenidos en realidad se dirigen a los adultos que los cuidan. Hemos intentado cambiar quién da los mensajes para que lleguen a las personas que queremos y de manera indirecta eso se vea reflejado en un beneficio para niñas y niños”.


Conoce más: Guía para convertirse en un buen líder


El primer episodio de "Plaza Sésamo"

El primer episodio de “Plaza Sésamo” se transmitió en 1969. En 1972 se estrenó en México, que, junto con Brasil, fue el primer país donde se coprodujo el programa fuera de Estados Unidos.

El programa en internet

En la página https://sesamo.com hay ideas de juegos y actividades para hacer en casa, todas de acceso gratuito. Se cuenta asimismo con un chat de WhatsApp para recibir contenidos en el teléfono.

Invita a los adultos a apoyar

Brenda Campos Nesme invita a los adultos a que “se apoyen en Sésamo con la confianza de siempre; vamos a seguir integrando contenidos para acompañarlos en este proceso”.

Duelo luminoso con el Requiem de Fauré

''Marco'', frente a la Península de Yucatán: no tocaría tierra