in

Pobres de nuestros oídos, sí que sufren

Otorrinocomentarios

Mario Alberto del Villar Cervera (*)

La vida cotidiana de hoy día vaya que nos ha llenado de situaciones potenciales de afección. Una de ellas, es el constante riesgo de lastimar nuestros oídos, cualquier día, cualquier momento, si no es que constantemente.

El impacto auditivo que nuestros valiosísimos oídos reciben cuando nos ponemos audífonos es un ejemplo de ello; no obstante, existen otras causas que, por ser parte de la vida común, quizá ni notemos.

El ulular intolerable de la ambulancia que, llevando un paciente o no, se empeña en ir abriéndose paso o anunciando que allí va y que todo mundo debe “abrirse” o al menos, voltear; la alarma de una camioneta repartidora, amenazando con llevarse a todo aquel que se encuentre en su campo trasero, como hace unos minutos me sucedió, es otro más.

Los aparatos de telecomunicación que emplean los elementos de “seguridad” y que, pensando que mientras más fuerte, más impactan (y vaya que sí lo hacen, ensordeciendo a la gente cercana), uno más. En fin, estamos rodeados de ruido. Pobres de nuestros oídos.

Otorrinolaringología. Niños y adultos. Consultorio 423 Star Médica. Teléfono 196-1514.

 

Lluvia nocturna en Mérida, anticipo al frente frío más fuerte del año (vídeos)

Se modificarían tarifas en la vía de cuota a Cancún por el el Tren Maya