in

Hunab, la causa azul, por una educación ambiental

Dar capacitación a los niños es la misión de Hunab

La historia de Hunab Proyecto de Vida, A.C., representante de la Causa Azul que promueve la educación en la Carrera Megamedia Dunosusa presentada por Galletas Lara, comenzó como un movimiento de niños.

En 1995 Maritza Morales Casanova, presidenta y fundadora de la asociación, veía cómo sus compañeros de primaria no respetaban a las plantas ni a los animales y ni a sus compañeros. Fue cuando se le ocurrió invitarlos a su casa después de la escuela para explicarles que las plantas son seres vivos y deben ser respetados también.

La historia de Hunab Proyecto de Vida, A.C., representante de la Causa Azul que promueve la educación en la Carrera Megamedia
La asociación desea regresar el tema del medio ambiente al campo pedagógico y desarrollar materiales de educación ambiental de calidad.
Maritza Morales, presidenta y fundadora, ha recibido varios reconocimientos en México y otras partes del mundo por su labor a favor del medio ambiente.
Premiación del concurso de dibujo "Los anfibios y yo" realizado este domingo en el parque Hunab dentro del primer festival de la abuelita tierra. FOTO: Emanuel Rincón Becerra

Maritza, quien al día de hoy ha recibido varios reconocimientos en México y otras partes del mundo por su labor a favor del medio ambiente, recuerda que el inicio no fue fácil, pues el internet y la telefonía no estaban tan extendidos como para que todos hablen del tema.

Meses después organizó la primera marcha ecológica en los alrededores de la colonia San José Vergel, donde vivía. “Nos juntamos varios niños de la primaria e íbamos a ayudar a los vecinos a sembrar en sus banquetas”.

Un Proyecto de Vida

Para entonces más niños se habían sumado a su causa, adoptando el nombre de La Humanidad Unida a la Naturaleza en Armonía por el Bienestar, la Bondad y la Belleza (Hunab) Proyecto de Vida. Con ese sello en 2001 realizaron su primera marcha ecológica fuera de la colonia.

En sus inicios ocuparon un parque público a donde llegaban los niños interesados por el medio ambiente que no tenían a dónde ir, contrario a quienes les interesaba la música o los deportes que contaban con muchos lugares donde desarrollarse.

Recuerda que todos los niños batallaban porque como parte de sus proyectos sembraban hortalizas en el parque y los empleados de limpieza las podaban, o sembraban árboles que terminaban siendo trozados.

“Nos tocó una época en la que no había la cultura que hay ahora del medio ambiente”.

Hunab se instituyó formalmente como asociación en 2006 y desde entonces ha contribuido a la educación ambiental en la región, señala Maritza, tras asegurar que hoy mucha de la sensibilidad que hay en Yucatán sobre el tema es gracias a que Hunab ha sido pionero en educación ambiental de excelencia.

Causa Azul

De hecho, resalta que Hunab represente a la Educación y no al Medio Ambiente en la V Carrera Megamedia. “Es interesante porque el sector ambiental siempre se está quejando de la falta de educación. Quienes ven tortugas marinas se quejan de basura, captura y de que no hay educación; quienes ven reforestación se quejan también de la falta de educación… no hay ambientalista que no se queje, pero ¿quién está trabajando en la ciencia de la educación ambiental?

Resalta que la educación en medio ambiente tiene un concepto pedagógico muy fuerte que el país, que en la región no existe. “Lamentablemente solo la tiene Hunab”, opina Maritza, quien cuando fue condecorada por National Geographic no fue en el área de conservación sino en el de educación “porque estamos revolucionando el concepto de educación ambiental y transformando el pensamiento antiguo de solo dar una charla a niños”.

La asociación desea regresar el tema del medio ambiente al campo pedagógico y desarrollar materiales de educación ambiental de calidad, como el periódico mensual Hunab, que por el momento se distribuye en varias escuelas de Yucatán, incluidas en 140 comunidades donde Conafe tiene presencia. Igual llegan a una escuela de Playa del Carmen y otra en Estado de México.

La asociación, que también brinda capacitación a profesores, cuenta con el Parque Ceiba Pentandra, donde se reúnen los niños que quieran prepararse y se acrediten como instructores ambientales para que, después de un año, enseñen a sus compañeros. El parque se inauguró el 24 de julio de 2013.

Igual cuenta con el programa de mentoría, único en el país, llamado “Nietos tierra” para niños que a temprana edad deseen desarrollar sus proyectos de vida, y de los cuales han surgidos proyectos de herbolaria medicinal, prevención de cáncer infantil a través de la alimentación o compostas.

“Es un programa que viene a complementar la falta de educación ambiental en el país y el sistema educativo”.

Añade que afortunadamente a ella de niña sus padres la orientaron y apoyaron, pero no hubo biólogos ni gente que le dijera cómo hacerlo más fácil, y justo eso es lo que hoy hace Hunab con los niños. “La oportunidad que les abre Hunab a los niños es importante porque no solo los orienta y motiva a que lleven un buen avance escolar sino que les abre una oportunidad de desarrollo en temas de medio ambiente, pero también en habilidades personales”, finaliza.

Más informes en la página www.hunab.info o a los teléfonos 9999-43-13-20 y 9999-43-53-71.— Iván Canul Ek

Movilización policiaca por supuesto suicida en el centro de Mérida

Apoya a Hunab, la causa azul en la Carrera Megamedia

Apoya a Hunab, la causa azul en la Carrera Megamedia