in

Privilegio de la naturaleza

Pájaro Zanate (x-kau) Foto: Ramón Celis.
Aves de la Ciudad. Fotos: Ramón Celis.
Un loro, una de las especies que se ha logrado adaptar al cautiverio.
Ejemplar de chinchimbacal.
Ejemplar de cardenal norteño, muy apreciado en Yucatán.
Mariposo, también conocido como azulillo sietecolores.
Búho, una de las aves más rapaces que se pueden ver en Yucatán.
Azulejo índigo.

Las aves canoras se dejan escuchar y ver en Mérida

El Sol comienza a despuntar en el horizonte y tímidamente la luz va rasgando el velo de la noche. Es el nacimiento de un nuevo día y al tiempo que el astro rey va llenando de color el entorno, el canto prístino y vibrante de aves se hace presente en una melodía que atrapa nuestra atención, deleitándonos con una sensación placentera.

Aves canoras que saludan a la mañana en un recital de trinos, jolgorios de primavera en el ocaso del invierno, imposible que pase desapercibido, la silente mañana genera la atmósfera propicia para su disfrute; magia, encanto, alegría, emoción a raudales que inspira emociones.

El milagro del canto matinal de las aves todavía se puede disfrutar en la capital yucateca, quizá con mayor claridad en la periferia y en las comisarías, pero prácticamente cualquier espacio arbolado puede ofrecer condiciones propicias para que diversas especies de aves aniden y se reproduzcan y, en ese sentido, quienes vivimos en esta ciudad, podemos considerarnos afortunados de amanecer, todavía, entre trinos de singular encanto y belleza.

Los paseriformes se conocen comúnmente como aves cantoras o pájaros cantores y viven en espacios abiertos y arbolados. Desafortunadamente, en las grandes urbes su presencia es casi nula, el ruido, la contaminación del aire y la deforestación son factores que inciden en su ausencia.

Cenzontles, calandrias, mariposos, azulejos, cardenales, chichimbacales... los paseriformes son un gran orden que abarca más de la mitad de las especies de aves del mundo.

La llegada de la primavera, aunada a los tiempos de cortejo y apareamiento de las mismas, hacen que sus cantos sean mas vivos e intensos en esta época.

Para el MVZ Iber Ricardo Rodríguez Castillo, jefe del Parque Zoológico del Centenario, el tema de las aves cantoras es particularmente interesante porque es algo que distingue a la ciudad, una suerte de poder seguir deleitándonos con la belleza de sus trinos en un tiempo donde, dadas las condiciones de la pandemia por el Covid-19, muchas personas pueden encontrar un deleite singular en el canto de los pájaros al iniciar el día.

Según Iber Rodríguez, oír el canto de los pájaros al amanecer es algo peculiar en una ciudad como Mérida, pero no es casualidad.

“Mérida es una ciudad arbolada, con espacios verdes, muy amplios, auténticos pulmones de aire llenos de vida donde las aves pueden anidar, refugiarse y reproducirse”, explicó.

“Hay condiciones adecuadas para la proliferación de aves de todo tipo, mismas que se han sabido adaptar al entorno para fortuna de quienes disfrutamos de su canto todas las mañanas”.

Por otro lado, el especialista explica que las restricciones a la movilidad vehicular por las mañanas genera lapsos de silencio que contribuyen a generar la atmósfera para el disfrute del canto de las aves. A menor ruido de motores, el canto de las aves se vuelve el elemento sonoro más notable del ambiente.

De igual manera para muchas personas que por el confinamiento pasan largos periodos en casa, el detenerse a escuchar con atención el canto de las aves puede generar una sensación de bienestar, tranquilidad y paz contra la depresión y la ansiedad.

La capacidad de poder escuchar a las aves cantoras es proporcional al distanciamiento con respecto al centro de la capital yucateca, así que mientras que en el primer cuadro es muy difícil poder escucharlas, las colonias y fraccionamientos alrededor ofrecen un mejor entorno, y ni qué decir en las comunidades de la periferia o en las comisarías.

Los parques y áreas verdes que se fomentan en la periferia, ofrecen la posibilidad de ser refugio para muchas variedades de aves canoras

Las aves más conocidas

Cenzontles, calandrias, mariposos, azulejos, cardenales y chichimbacales (jilguero dominico) figuran entre las aves cantoras más conocidas, la belleza de sus trinos son más que evidentes, especialmente con la llegada de la primavera y el tiempo de su apareamiento.

El azulejo índigo,​ también conocido como arrocerito índigo, azulillo índigo, azulillo norteño, azulito norteño, colorín azul, escribano índigo, gorrión azul, pape azulejo o simplemente azulejo,​ es una especie de ave paseriforme de la familia Cardinalidae propia del Este, Centro y Suroeste de Norteamérica, que pasa el invierno en las Grandes Antillas, Bahamas, y Centroamérica hasta Panamá y a veces hasta el Norte de Sudamérica. Nombre científico: Passerina cyanea, estado de conservación: Preocupación menor (Reducción). Longitud: 12 a 13 cm . Masa corporal: 15 g (adulto)

El cenzontle común o sinsonte norteño es una especie de ave paseriforme de la familia Mimidae nativa de América del Norte, América Central y el Caribe. Los ejemplares adultos son grises por la parte superior del cuerpo, con ojos de un amarillo pálido y pico negro mínimamente curvo. Nombre científico: Mimus polyglottos. Estado de conservación: Preocupación menor (Estable) Masa Corporal: 47 a 51 g. Longitud: 21 a 26 cm

El sinsonte calandria, también conocida como calandria grande, calandria común, tenca calandria, cenzontle de cejas blancas o simplemente como calandria,​ es una especie de ave paseriforme de la familia Mimidae propia de América del Sur. Nombre científico: Mimus saturninus. Estado de conservación: Preocupación menor (Estable).

El azulillo sietecolores ​ también conocido como azulillo pintado, azulito multicolor, colorín sietecolores, mariposa o pape arcoíris,​ es una especie de ave paseriforme de la familia Cardinalidae propia del Sur y Sureste de Norteamérica. Esta especie presenta un marcado dimorfismo sexual. Nombre científico: Passerina ciris, estado de conservación: Casi amenazado (Reducción). Masa corporal: 16 g.

El cardenal norteño,​ también conocido como cardenal rojo o simplemente cardenal, es una especie de ave paseriforme de la familia Cardinalidae que vive en Centro y Norteamérica. Nombre científico: Cardinalis cardinalis, estado de conservación: Preocupación menor (Estable). Masa corporal: 43 g (Adulto). Longitud: 21 a 24 cm.

El jilguero menor, ​ cápita negra, chinchimbacal,​ chirulí, chisga, pardillo pequeño, jilguerito dominico, jilguero aliblanco o mozotillo de charral es una especie de ave paseriforme de la familia Fringillidae propia de América. En esta familia se ubican los pinzones, jilgueritos, eufonías y parientes​. Nombre científico: Spinus psaltria. Masa corporal: 8 a 12 g. Longitud: 9 a 12 cm (adulto). Número de huevos: 3 a 4.

“En el zoológico del Centenario es posible observar a muchas de estas aves revoloteando por los alrededores, cortejando a los ejemplares que están en cautiverio en la exhibición”, comentó Iber Rodríguez.

El jefe del Zoológico del Centenario recordó que así como existe una gran diversidad de aves canoras, también hay otras especies que se han sabido adaptar al entorno, como loros que escaparon del cautiverio, y cuya presencia es un deleite a la vista o una sorpresa.— Emanuel Rincón Becerra

Los que se adaptaron

En Mérida es posible observar una gran población de loros que se adaptaron al entorno cuando unos cuantos ejemplares escaparon del cautiverio, además hay ejemplares de pájaro carpintero, colibrí, mirlo, torcaza, thó, x-kau, especies que se alimentan de insectos, néctar de flores, frutos pequeños como el ramón, nance, huaya y semillas..

También hay aves rapaces como búhos, lechuzas y pequeños gavilanes, aguililla gris y tecolotes, que son aves de presa.

Es bueno que los hogares que tienen espacios abiertos, arbolados, jardines o áreas verdes, cuenten con fuentes de agua para que las aves se refresquen en épocas de calor y pequeños comederos estratégicamente ubicados y dotados de semillas, para que puedan alimentarse. Tener aves cautivas en pequeñas jaulas podría resultar perjudicial y requiere de mucha atención y cuidados

El Inaip busca evitar casos de abuso

Por primera vez, 10 partidos van por la alcaldía de Progreso