in

Promoverá la espiritualidad

El obispo auxiliar de Yucatán

Cuatro ejes tiene el proyecto del padre José Suárez

Impulsar la espiritualidad ignaciana, cuidar de la casa común, trabajar con los jóvenes y el acercamiento con los excluidos y los pobres son las cuatro líneas de trabajo que impulsará el sacerdote José Suárez Trueba, nuevo vicesuperior de la comunidad jesuita en Mérida.

Como informamos, el 18 de septiembre pasado se celebró la misa de recepción del superior en la iglesia de La Tercera Orden (El Jesús).

El sacerdote José Suárez de 42 años de edad y originario de Ciudad de México, tiene siete años de ordenación sacerdotal. Llegó procedente de Bolivia, donde cursó su etapa de formación “tercera aprobación”.

Recién ordenado, el padre José Suárez fue enviado a la Selva Lacandona, en Chiapas, para atender las comunidades indígenas; después fue al desierto para servir en el pueblo Parras de la Fuente, Coahuila, que fue fundado por los jesuitas; y por último fue a Bolivia.

Llega a Yucatán recibiendo el cargo de rector de El Jesús así como vicesuperior de la comunidad jesuita en Mérida, que está integrada por los padres Juan Dingler y Bernardo Murcio.

Sobre su plan de trabajo, el jesuita explicó que su proyecto principal es impulsar la espiritualidad ignaciana.

Recordó que los sacerdotes jesuitas atienden directamente la iglesia El Jesús y la Casa Páez y aunque hay otras obras ignacianas, éstas no dependen de ellos, como las comunidades de vida cristiana y el centro cultural Loyola.

“Me parece un reto articular todos los esfuerzos para enfrentar desde una sola voz los problemas en estos aspectos”, agregó. “Mi sueño es que El Jesús y la Casa Páez puedan ser centros de formación cristianos, donde se guíe a las personas para enfrentar las distintas problemáticas en relación con jóvenes, ecología y pobreza”.

Confía que a través de la espiritualidad y con la presencia de Jesús se transforme la realidad.

Cercano a Yucatán

El sacerdote jesuita ya había visitado Yucatán dos veces y de esos viajes recuerda la comida, un helado de coco con barquilla, un mago y algunos atractivos.

Además se sentía cercano al estado incluso antes de conocerlo porque su padre siempre escuchaba la trova yucateca.

Además, el sacerdote que lo acompañó a decidir que quería ser jesuita fue un yucateco: el padre Manuel Solís Echeverría. Otro yucateco presente en su vida es el padre Ricardo Cámara, el rector anterior.

Durante su estancia, el padre Suárez ha disfrutado mucho de platillos como relleno negro, pollo pibil, panuchos, papadzules, cochinita pibil, lechón, entre otros.

Por último, el sacerdote José invitó a la comunidad a los ejercicios espirituales a cargo del jesuita “gurú” de la espiritualidad ignaciana, Ricardo Lafuente, que se realizarán del 13 al 21 de noviembre. Más informes al teléfono de la Casa Paéz 999-260-74-90 y al de El Jesús, 999-924-97-12.— Claudia Ivonne Sierra Medina

De un vistazo

Labores

El sacerdote José Suárez Trueba, nuevo vicesuperior de la comunidad jesuita en Mérida, comentó que la compañía de Jesús tuvo una historia bella reconocida por atender en la Pastoral penitenciaria y en las colonias de los basureros, por lo que éstos podrían estar de nuevo entre sus servicios.

Recaudación

Guiados por la espiritualidad ignaciana, los integrantes de la comunidad se sumaron para recaudar víveres, cobijas y toallas, que ayer fueron entregadas en las comunidades del Oriente del Estado afectadas por las inundaciones.

Policía en corto

Inminente muerte de reses