in

¿Qué comunicas cuando saludas?

El saludo se ha vuelto una costumbre en la mayoría de las personas

Uno, dos, tres… por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

Hablando del “saludo”, segunda habilidad básica para la interacción social, José Ortega y Gasset, escritor y filósofo español de la primera mitad del siglo XX, pregunta ¿por qué saludas y estrechas la mano?

Este es un acto que todos ejecutamos y solemos hacer por pura costumbre y repetición. Suele ser un movimiento mecánico, no de tipo humano.

Cuando no estás consciente de lo que significa la acción de saludar, “solo lo haces”, afirma Ortega, ya que lo que no alcanzas a entender lo haces mecánicamente.

Dar la mano al otro, señala Ortega, significa que estás en son de paz y de socializar. La aproximación de persona a persona guarda una posible tragedia. Por eso fue preciso inventar una técnica de la aproximación que ha evolucionado en “habilidad social básica” en la historia.

Cuando saludas conscientemente declaras que vas a adaptarte y respetar los usos y costumbres de la persona y de su grupo social.

La psicología de las relaciones grupales enseña que todo grupo social, familia o amigos, por ejemplo, debe asegurarse de que sus usos y costumbres no diluyan a la persona y la persona comprometerse a no desorganizar al grupo.

Se trata, en conclusión, de que puedas vencer la fuerza de la costumbre y seas consciente del significado y contenido de lo que quieres comunicar con tu saludo –verbal, estrechón de manos, abrazo y beso— en todos y cada uno de tus encuentros interpersonales.

Psicólogo clínico, UVHM. Especialista en Envejecimiento y manejo de Emociones, MATIA Instituto Gerontológico.

Antonio Alonzo

aalonzo@crehas.org

 

La portada del día

Deben ser publicados