in

Reafirma su valor y dignidad

Foto: Megamedia

Uno, dos, tres… por la adultez

Por Antonio Alonzo Ruiz (*)

La noticia de la muerte del Bautista, avisado lector, corrió como pólvora.

Un grupo de estudiosos llegó a Yurusalim, amigos del joven Johannes Markus, oriundos de Al-Iskandariya —ciudad culta asentada en la desembocadura del río Alnyl fundada siglos atrás por Mégas Aléxandros— eran fieles seguidores de la demandante predicación del precursor del Reino; conocían ya, por boca de Markus, acerca del fenómeno “Yeshuá de Natzrat”.

Eran hombres de ciencia y de fe —de buena voluntad— que seguían la enseñanza del Bautista acerca de la preexistencia del “logos” hasta llegar a su irrupción en el tiempo —naciendo de mujer, naciendo bajo la ley— para liberar a los que estaban sujetos a la antigua ley.

El Precursor comentó Markus a los hombres de la ciudad del gran faro, aunque claro tenía que Yeshuá había nacido de Maryam, era importante enseñar —insistía— que había nacido de una mujer, pues por tal evidencia todas las mujeres eran elevadas y dignificadas.

En Maryam, nos reveló el Bautista, Yahveh Dios le devuelve a la mujer la dignidad original que le había arrebatado el hombre.

Como a Ada, la hemorroísa —comentó Markus— mujer de Lamej a quien había repudiado por considerarla impura, Yeshuá la valora como mujer y le restablece, no solo la salud física, sino la dignidad para reintegrarse —por derecho propio— a su familia y a la sociedad.

Al restablecer la dignidad de la mujer, se salvaguardan la dignidad de la familia y la sociedad, concluyó.

Psicólogo clínico, UVHM. Manejo de Emociones y Envejecimiento Saludable. WhatsApp: 9993-46-62-06. @delosabuelos Antonio Alonzo

 

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

México vence 2-0 a El Salvador

México vence 2-0 a El Salvador y lidera la eliminatoria rumbo a Catar

Dimitrov manda a casa al favorito de Indian Wells