in

Reaparece Monseñor Rodríguez Vega luego de tener Covid-19

Abajo

El arzobispo de Yucatán, monseñor Gustavo Rodríguez Vega, presidió ayer en la Catedral de Mérida su primera celebración eucarística pública después de permanecer aislado algunos días a causa del Covid-19.

El prelado celebró con integrantes del Cabildo Catedralicio y otros sacerdotes a temprana hora con motivo de la fiesta de presentación del Señor, que coincide también con el festejo a Nuestra Señora de la Candelaria. Asimismo se conmemoró la fiesta de la vida consagrada, por lo que religiosos y religiosas de diferentes congregaciones asistieron y reafirmaron sus votos de pobreza, castidad y obediencia.

En la primera aparición pública de monseñor Rodríguez Vega dirigió su mensaje inicial en maya. Después recordó que “como cada año, celebramos el cumplimiento de la profecía de Malaquías que escuchamos en la primera lectura”.

“Primero anuncia al mensajero que prepararía el camino del Señor y ya sabemos que ese mensajero fue Juan el Bautista, pero luego dice que ‘entrará al santuario del Señor a quien ustedes buscan, el mensaje de la alianza a quien ustedes desean’. Esta profecía se cumplió cuando María y José entraron al templo de Jerusalén llevando en sus brazos al recién nacido, al verbo de Dios hecho hombre”, indicó.

Por su puesto que los signos que acompañan en la profecía a este mensajero divino no corresponden a la ternura de un niño indefenso, el cual fue adorado por los pastores y por los magos que deberá huir con sus padres como migrante hacia Egipto, que recorrerá su existencia en forma por demás pacífica y que sepa la víctima inocente llevada al matadero, el cordero de Dios que en la cruz quitará el pecado del mundo.

Pero lo otros signos de la profecía corresponden más bien a la segunda venida del Salvador, cuando entonces si nos preguntaremos con Malaquías ¿Quién podrá soportar el día de su venida?, ¿Quién quedará de pie cuando aparezca?

El hecho es narrado por San Lucas, historiador de la infancia, vida pública de Jesús así como del nacimiento y primer desarrollo de la Iglesia, explicó el prelado.

“María y José obedecieron todas las leyes civiles y religiosas; “por algo circuncidaron al niño a los 8 días de nacido y le pusieron de nombre Jesús; por eso fueron al templo de Jerusalén cuando el niño cumplió 40 días de nacido porque todos los primogénitos en Israel debían ser consagrados en el templo. También cumplieron con el pago de un par de tórtolas o pichones para recordar que Dios en la noche de la Pascua en Egipto rescató a todos los primogénitos de Israel”.

Jesús es el hijo primogénito de María y de José, que lo adoptó como padre adoptivo, recordó.

El prelado pidió a los presentes no confundirse y leer y creer solo en el Evangelio y las enseñanzas católicas. “No hagamos caso de lo que nos presentan algunas películas y novelas, las cuales no son palabra de Dios”.

En la Iglesia, el pueblo de Dios, ya no existe la circuncisión —que era solamente para los varoncitos—, pero existe el bautismo, el cual es para niñas y niños, hijos de padres cristianos y para todos los hombres y mujeres, jóvenes y adultos, “es el momento de imponerles solemnemente su nombre como nuevos miembros del cuerpo de Cristo que es la Iglesia”.

“Y ya no existe para nosotros la presentación del primogénito para consagrarlos, pues todos los bautizados son consagrados del Señor y doblemente consagrados luego con el signo de la confirmación”, recordó.

El arzobispo mencionó que ayer también celebraban la fiesta de la vida consagrada. “Algunos hermanos y hermanas reciben el llamado especial de Dios para vivir su condición de bautizados de una manera extraordinaria siguiendo a Jesucristo como discípulos dispuestos a guardar los votos de pobreza, castidad y obediencia; su vida tiene que ser una imitación el de la vida de Jesucristo”.

Aseguró que son hombres y mujeres iluminados por Cristo para que juntamente con él sean luz que alumbre a las naciones.

Como informamos, debido a la contingencia sanitaria, la celebración de Nuestra Señora de la Candelaria, que se realiza en el céntrico y antiguo templo de la ciudad, se efectuó de manera virtual.— Claudia Sierra Medina

De un vistazo

Titulito

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Belgae, aliam Aquitani, tertiam qui ipsorum lingua Celtae, nostra Galli appellantur.

Titulito

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Belgae, aliam Aquitani, tertiam qui ipsorum lingua Celtae, nostra Galli appellantur.

Titulito

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Belgae, aliam Aquitani, tertiam qui ipsorum lingua Celtae, nostra Galli appellantur.

Mujeres pierden la vida al intentar defender a una víctima de abuso

Equipamiento a escuelas