in

Reconocen con un premio a quinceañera que donó comida

José Luis Ferráez

Como toda joven a punto de cumplir 15 años, Hiromi del Carmen Xool Dzul se había imaginado una gran fiesta, un hermoso vestido en palo de rosa y bailando el vals con su papá y otros familiares en su casa de Caucel.

Incluso, ya había comenzado a ensayar con sus chambelanes. Ya había elegido el color de su vestido, la forma de su pastel, las invitaciones… Era tal su ilusión que ella misma ayudó a su madre a criar a los pavos para el banquete.

Sin duda, iba a ser la fiesta de XV años que había soñado, pero la pandemia del nuevo coronavirus echó por tierra sus planes, pues todo se canceló: se prohibieron las fiestas, las reuniones con mucha gente, las misas…

Fue un duro golpe para la joven, quien había visto lo bien que se la habían pasado sus amigas en sus fiestas de XV años.

“Al principio me sentí mal, pero después entendí que por la situación no se iba a poder hacer”, señala la joven, cuya fiesta iba a ser el pasado 1 de agosto, aunque cumple años el 3 del mismo mes.

Un regalo que nació del corazón

Superada la tristeza, Hiromi no quiso que su cumpleaños pasar desapercibido y fue entonces que se le ocurrió hacer una obra altruista: “Le dije a mi mamá que quería regalar comida a las personas del pueblo que perdieron su trabajo. Fue algo que me nació del corazón”.

La comida se haría con los dos pavos que ya estaban bastante crecidos.

“A mi mamá le pareció, ya que en el pueblo hay mucha gente que (por la pandemia) se quedó sin dinero”, señaló Hiromi, quien acaba de ingresar al Colegio de Bachilleres de Caucel.

El día que debió ser la fiesta, la familia preparó escabeche y lo repartió a personas necesitadas. También enviaron raciones a adultos mayores y enfermos.

Su iniciativa llegó a redes sociales

Su caso se filtró en las redes y una señora, tras enterarse que la joven regaló la comida que debía servirse en su fiesta y que tampoco pudo tener su vestido de quinceañera, le regaló uno.

La historia también llegó a oídos de José Luis Ferráez, director del Instituto Académico de Belleza Astra Profesional, quien al enterarse del altruismo de la joven decidió otorgarle una beca completa para que estudie Cultora de Belleza que también es uno de sus sueños. Sus clases en la academia se iniciarán el 4 de octubre.

“Me da gusto, porque cultora de belleza es algo que quería ser”, señaló la joven, quien también piensa estudiar la carrera de Médico Veterinario.

Hiromi es hija de Lízbeth Xool Dzul y Pablo Montejo Luna.— Iván Canul Ek

Hoy arranca la ampliación del horario restringido al tránsito

Ayuda para una niña para un tratamiento contra la leucemia