in

Reflexiona antes de regalar

A pesar de las continuas recomendaciones de no hacerlo

La llegada de una mascota demanda un compromiso

No regalar mascotas a los niños en Navidad o en el Día de Reyes es una recomendación que muchas personas siguen pasando por alto, con tristes consecuencias para los animalitos.

En esta temporada “hay un desplazamiento muy fuerte de cachorros, tanto de gatos como de perros, y unos tres o cuatro meses después hay un incremento en el abandono”, recuerda al Diario Carolina Ramírez Espinosa, coordinadora de Comunicación Interna y Externa de Royal Canin en México.

Pero sin importar la época del año en que nos encontremos “es importante que cada vez que pensemos en regalar una mascota consideremos que es un integrante más de la familia que va a implicar un costo, inversión de tiempo y nuevas tareas por todos los miembros”.

“Si bien es cierto que los niños son el principal factor por el cual los papás toman la decisión de regalar una mascota en estas fechas, también lo es que los niños son los menos comprometidos con su cuidado y mantenimiento, y toda la responsabilidad recae en los papás”, señala.

Charla familiar

Por esa razón se aconseja que la familia platique entre ella la conveniencia de tener un animalito antes de llevarlo a casa y haga una lista de tareas que todos los integrantes del hogar, menores incluidos, deberán cumplir para repartir el trabajo.

La lista debe considerar los horarios de atención de la mascota: su alimentación, paseo, entretenimiento y convivencia. “A lo mejor hay que levantarse más temprano para darle comida y enseguida sacarla a pasear para que no haga dentro de casa sus necesidades. O que los hijos, en lugar de ver una hora la tele después de hacer la tarea, tengan que convivir con la mascota o sacarla a pasear”, precisa Carolina.

En ese sentido, se necesita tomar en cuenta el estilo de vida familiar: si es sedentario, de viajes frecuentes o sin horarios fijos.

También hay que pensar en invertir tiempo para dar al animalito un entrenamiento básico para que siga rutinas y evite conductas problemáticas para el hogar. La mascota “entra al ciclo de vida ya establecido en una familia y habrá que abrirle un espacio e integrarla”.

A largo plazo

Carolina añade que se requiere aceptar el compromiso de tener una mascota a largo plazo, pues la expectativa de vida de un perro y un gato es de unos 15 años.

“Hay que entender cuál es nuestro estilo de vida y tiempo disponible para otro ser. Teniendo todo esto sobre la mesa entonces se puede decidir si esta temporada de emoción es el momento justo para aceptar un integrante más por unos 15 años”.

“Si una familia con niños decide que es el momento correcto, es importante que los hijos participen en el cuidado de ese ser y cedan tiempo para convivir con él”, dice. “Ellos van a ser adultos y si aprendieron a ser dueños responsables seguramente van a compartir esto con sus hijos o gente cercana”.

La portavoz recomienda pedir a los veterinarios orientación sobre sitios de reproducción y crianza responsable de animales, o acudir a centros de adopción para dar a un perro o gato la oportunidad de un hogar.

Una lista de esos lugares se puede consultar en las redes sociales de Royal Canin y en el sitio www.buscandoamimascota.mx.— Valentina Boeta Madera

 

Evita los excesos en la ingesta de comida y alcohol

Contra la “mafia costera”