in

Refuerzan lo aprendido en las aulas

Ascanio Pignatelli Aragona

Escuchan charla de historia los alumnos de prepa

Ante numerosos alumnos de la Escuela Preparatoria 1 de la Uady, Adolfo Góngora López y Jorge Álvarez Rendón, antiguos maestros de la institución, ofrecieron una charla de reforzamiento para la clase de Historia de México.

El pasado martes en la biblioteca “Renán Irigoyen Rosado”, detallaron que su charla intentaba rectificar una injusticia. En vista de que ninguna autoridad y asociación cultural —con excepción de ProHispen— se ha ocupado de recordar los 500 años del primer mestizaje en lo que hoy es la república mexicana, ambos prepararon una breve conferencia conjunta.

Todo comienza con la llegada de Hernán Cortés a la isla de Cozumel en 1519. Ahí se entera de dos españoles prisioneros entre los mayas y los manda buscar: Jerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero. Solo el primero acude y se convertirá en intérprete de los españoles.

El segundo —Guerrero— se había negado a unirse a los españoles porque, tras su cautiverio de seis años, se había casado con la hija de un cacique. Grabado su rostro, horadadas nariz y orejas, tenía una razón más profunda y hermosa para su negativa: sus tres hijos. “Mira que bonitos son”, le dijo a Aguilar. Aquellos fueron los primeros mestizos nacidos en nuestro territorio.

Más adelante, en su viaje, Cortés encontraría a una de las mujeres más famosas de la historia nacional: Malinazin, mejor conocida como Malinche, una princesa chontal cuyos familiares vendieron a los mayas, uno de cuyos reyes se la obsequió a Cortés en Tabasco.

Esta mujer habría de ser también traductora para Cortés apenas llegaron a zona náhuatl, en donde Aguilar ya fue innecesario. Góngora López enfatizó que es injusto decir que la Malinche traicionó a México, pues éste país aun no existía como tal.

Álvarez Rendón se refirió a la figura de Cortés desde la perspectiva de uno de sus soldados, Bernal Díaz del Castillo, quien escribiera una historia de la conquista de los mexicas para dejar un testimonio de los soldados, pues otros relatos exaltaban sobremanera a Hernán.

Para finalizar, los charlistas recordaron que el pasado 8 de noviembre en Ciudad de México se recordó el abrazo que se dieron Moctezuma y Cortés con un gesto similar a cargo de dos descendientes de aquellos personajes. Asimismo, en el zócalo capitalino, se representó la ópera Moctezuma II del italiano Antonio Vivaldi.

República al día

feminicida de tahdziú

Los pensionados