in

Registrará fenómenos de luz y sombra

Numerosos turistas esperan el descenso de Kukulcán

El descenso de Kukulcán será el 22 de septiembre

Desde tiempos ancestrales la humanidad le ha dado importancia al movimiento del Sol y la Luna, lo que se refleja en la cultura maya y los vestigios arqueológicos heredados de los ancestros, quienes mediante edificios como la pirámide de Kukulcán en Chichén Itzá, registran el inicio de las estaciones del año, así como los solsticios.

El 22 de septiembre dicha pirámide registrará el descenso y ascenso de Kukulcán en la alfarda noreste, como señal del inicio del otoño.

El investigador y astrónomo Eddie Salazar Gamboa detalla que este acontecimiento y el de la serpiente lunar será unos días después, fenómenos que se pueden apreciar si el clima lo permite, pues en esta temporada son comunes las lluvias y también la neblina que suele afectar al fenómeno que se produce en la madrugada con la luz de la Luna llena.

Manifiesta que el registro del movimiento del Sol y la Luna es algo de interés desde tiempos ancestrales y así se ha podido ver en varias culturas: “Desde la Edad de Piedra, diferentes culturales como las celtas trataron de marcar cuándo ocurren los equinoccios y solsticios”.

Principalmente el interés es el registro del inicio de las cuatro estaciones del año, los dos equinoccios y los dos solsticios, por ello en sitios como Stonehenge marcaban con grandes piedras el momento de la salida del Sol, el día de los equinoccios y solsticios, algo que data de hace más de 3 mil años.

En el caso de los mayas, recuerda que trataron de marcar esos dos acontecimientos en las pirámides, con el descenso y ascenso de Kukulcán, y con el fenómeno de luz y sombra en el que la pirámide queda la mitad iluminada y la otra oscura, en una bisección perfecta.

Respecto al inicio del otoño, refiere que ocurre cuando el Sol cambia de la parte norte a la sur de la bóveda celeste y corta el Ecuador Celeste, es ese instante de corte cuando inicia la estación, momento en el que el Sol tiene unas coordenadas de 12 horas de ascensión recta y cero grados de declinación.

En primavera el Sol se encuentra en una posición de cero horas de ascensión recta y cero grados declinación; en el solsticio de verano está a seis horas de ascensión recta y 23 grados 26 minutos de declinación; y en el solsticio de invierno a 18 horas de ascensión recta y menos 23 grados 26 minutos de declinación.

Este año será a las 8:32 horas (tiempo local de Mérida) cuando el Sol corte el Ecuador Celeste e inicie el otoño, lo cual se reflejará en la pirámide de Kukulcán con el fenómeno de luz y sombra, que debe apreciarse entre las 15 y 17 horas el día 22.

No obstante, Salazar Gamboa explica que la serpiente emplumada se va formando desde unos 17 días antes, se comienza presentar con nueve triángulos de luz hasta que al llegar al día 22 es una serpiente de siete triángulos, y una vez pasada esa fecha disminuye a seis y cinco triángulos hasta volverse oscuridad a principios de octubre, y vuelve a aparecer a principios de marzo con triángulo de luz en forma creciente.

Enfatiza que estos fenómenos arqueastronómicos no son una casualidad, sino que los mayas construyeron la pirámide para registrarlos, por ello el edifico El Castillo tiene una desviación igual al eje de la Tierra, que es de 23 grados 26 minutos.

Aunado al descenso y ascenso de Kukulcán con el sol, también se registrará el mismo fenómeno pero con la luna, que el investigador llama la serpiente lunar.

Acorde a los cálculos que realizó será en la madrugada del 1 de octubre cuando ocurra entre las 3 y las 5 de la madrugada, pues se da después de la primera luna nueva del equinoccio de otoño, En cuanto a la duración del otoño, precisa que será de 89.84 días.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

Serpientes no sustituyen al cubrebocas: autoridades tras inusual hecho

Reconocen con un premio a quinceañera que donó comida