in

Regresan a casa las mariposas

Mariposas monarcas posadas en un árbol en Ocampo

Su presencia en tierras mexicanas se redujo un 26%

OCAMPO (EFE).— Las mariposas monarca iniciaron ayer su regreso estacional a Canadá tras una de sus peores temporadas en territorio mexicano, con una disminución anual de su presencia de 26%.

Ayer los emblemáticos insectos de Norteamérica comenzaron a abandonar sitios como el Santuario El Rosario, en el municipio michoacano de Ocampo, tras una migración anual que suele empezar en noviembre y terminar en marzo.

Pero un reporte del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) documentó una reducción del 26% durante la temporada de invierno de 2020-2021 en la presencia de la monarca, al ocupar apenas poco más de cinco acres (2.02 hectáreas) frente a los 6.99 acres del período 2019-2020 (2.82 hectáreas).

En contraste, la temporada 2018-2019 reportó una ocupación de 14.95 acres (6.05 hectáreas), lo que significa que su presencia se redujo dos tercios o 66% desde entonces hasta ahora.

El WWF también documentó un incremento anual de cuatro veces del área degradada de bosques mexicanos que sirven como reserva para el insecto.

Mientras que en marzo de 2019 registró 12.35 acres (4.99 hectáreas) degradados, el número creció a 50.06 acres (20.26 hectáreas) en 2020.

“Según el análisis, la tala ilegal fue la principal causa, lo que representó 33.03 acres (13.36 hectaréas) de deforestación”, expuso el WWF.

La ruta de la mariposa monarca incluye sitios de hibernación hacia Estados Unidos y Canadá, en la que participan de tres a cuatro generaciones de mariposas.

En la migración de otoño, cuando llegan a México, solo una generación viene a la nación.

En la ruta migran dos poblaciones de mariposas: la del Este, la más conocida y de distribución trinacional, y la del Oeste, que va de Estados Unidos a México.

Las mariposas recorren la Sierra Madre Occidental con sitios en México donde también hibernan.

La degradación del área de las mariposas monarca ha despertado iniciativas como “Atlas por el campo”, un proyecto lanzado esta semana con apoyo de la Agencia Alemana de Cooperación (GIZ).

El programa ha advertido de la necesidad de proteger estos insectos, además de las abejas y los colibríes, al exponer que en México el 85% de los cultivos depende de la polinización.

 

Se espera un ambiente en extremo caluroso